martes, 19 de enero de 2021

Credo quia absurdum. Daniel Sedcontra, Cristianismo Ficcional


Cualquier persona que no conozca los intereses y trayectoria de Daniel Sedcontra se podrá quedar sorprendido de ver que tras su triple cassette Aural Irrumatio anclada en los extremos de la sonoridad ahora haya decido adentrarse en un ensayo sobre el cristianismo titulado Cristianismo Ficcional en la editorial Incorpore, sorpresa relativa pues la primera Aural Irrumatio no dejaba de ser también un ensayo en este caso sobre pornografía aural y diversas connotaciones religiosas ya aparecían parcialmente en sus escritos La música industrial y el mal o en el largo artículo sobre Radio Werewolf y sus entornos satanistas aparecido en la revista Agente Provocador, en ambos se nota en algún momento el influjo de este libro que entonces estaba en proceso. Quien lea el libro encontrará en alguna página estas escenas mayormente popularizadas por Anton Lavey a veces superfluas y estrafalarias que Rene Guenon hubiera calificado de satanismo inconsciente, pero estas no dejan de ser casi anecdóticas al lado del riguroso análisis que el autor hace de veinte siglos del cristianismo desde el cuestionamiento al dogma católico y su desvío por las instituciones eclesiásticas.

En sus orígenes, independientemente de ser o no creyente, uno no puede negar al visitar las catacumbas paleocristianas la atracción a su clandestinidad y secretismo algo que Sedcontra califica como criptocristianismo en párrafos como el siguiente: "Silenciar, callar, aparentar hablar de otra cosa para decir como bajo mano lo que importa decir. Amar con el amor permitido socialmente para entregar el otro amor, el que importa, sin pronunciar nunca el nombre propio al que va unido de manera indisoluble. Regreso a la clandetinidad inicial del primer cristianismo, a la época de las catacumbas, cuando el nombre debía ser pasado bajo silencio so pena de muerte mediante el acrónimo "Ichthys" (que en griego significa pez) (... ) En la actualidad no hay pez que valga, pero sí la estrategia discursiva de lo indirecto, del rodeo, de la transnominación, y la obra del amor innominado que solo se verifica en el más profundo de los silencios. Situación de un nuevo criptocristianismo, más secreto y mistérico si cabe que el que tuvo lugar en sus orígenes."

La existencia de Jesucristo estuvo sujeta a su difusión por diversas tradiciones orales modificadas muchas veces por sus sucesivas traducciones, esto no es óbice para la aparición de los eremitas, vidas ascéticas de mortificación física y purgación de las pasiones, como dice Sedcontra una morbidez psicofísica en que aparecen las peores tentaciones cuando más cerca de Dios estaban, una condición que refleja muy bien Luis Buñuel en su film Simón del Desierto. El director aragonés dicho sea de paso pensaba que el cristianismo en el mundo actual estaba destinado al fracaso, pese a esto cada vez que podía hacía retiros espirituales en el Monasterio del Paular, posiblemente posos de la atracción al cristianismo de su primera juventud semejantes a los que tuvo George Bataille que llegó incluso a plantearse el sacerdocio, ejemplos ambos de un cristianismo ateo, término utilizado en el presente libro. El filósofo francés aparece frecuentemente referenciado en el libro así como Pierre Klossowski quien pudo simultanear sus ensayos sobre el Marqués de Sade o Nietzsche con los estudios sobre gnosticismo herético, la patrística o la teología medieval. Una amalgama de influjos recreados píctoricamente hacia la sexualidad callada de sus representaciones, un acto inconcebible para una moralidad católica.

Una moral católica que sigue creyendo mayoritariamente que el lugar de la iglesia tiene que reservarse al ámbito exclusivo de su acto más elevado que es la misa como ocurrió en el festival musical Unsound de Cracovia cuando se prohibió un concierto de Current 93 en la Iglesia de Santa Caterina acusando a su líder David Tibet de satanista, algo paradójico habida cuenta de sus creencias profundamente cristianas. Poco han cambiado la institución desde de los escritos de San Juan donde se consideraban las danzas como obscenas basuras del diablo a la vez que se incitaba a perseguir a los que tocaran la cítara uno de los instrumentos que se asociaban a la inmoralidad estando al servicio de Apolo, las Musas, Minerva y Mercurio. Esa razón hizo que los instrumentos musicales no pudieran entrar en los recintos eclesiásticos donde solo se permitían los cánticos de salmos. No sería hasta mucho más tarde que un instrumento como el órgano tuviera cabida algo que ha llegado a tiempos recientes con ejemplos como Oliver Messiaen en la Saint Trinité de París o Akos Rozmann en la Catedral de Estocolomo, ejemplos de una docta cristiandad  en recogimiento ante el milenarismo del siglo XX que teme el fin de su existencia; Daniel Sedcontra lo expone juiciosamente en el siguiente párrafo:  "Es posible que el temible interrogante resurja en un momento histórico en que la religión cristiana está llegando manifiestamente al término del ciclo de su existencia. Puesto que el cristiano debe creer que la proximidad del fin del mundo coincide con la proximidad del fin del cristianismo y puesto que la agonía de esta religión ya es un hecho objetivo, al fiel actual no le queda más remedio que vivir y habitar su presente bajo los signos del fin. Ese cristianismo terminal se halla en una situación similar a la de sus inicios: la de ser una fe para una sola persona (Cristo, el primer cristiano, versus el último cristiano) o para un grupo muy reducido de personas (los apóstoles y discípulos versus los escasos fieles en diáspora de los tiempos postreros). La figura de este último cristiano encuentra in extremis un sentido y una función en el hecho mismo de estar a punto de perder todo sentido y toda función. Este se enfrenta a la radical incertidumbre de que pensar, que decir y qué hacer cuando puede leer con diáfana claridad el miedo, sordo y sibilino, en todos los rostros; cuando una sombra informe se cierne impecable sobre la totalidad del corpus social, atenazándolo hasta la asfixia; cuando una gigantesca conspiración técnico-especular contra la vida, alimentada por la sangre y los tuétanos de la masa humana, está dejando a los hombres sin alma, sin humanidad, sin espíritu".

A título personal la lectura de este libro me ha llevado a un recuerdo de un amigo fallecido hace años cuya vida e inquietudes fuera de la rutina laboral le llevó como pasó a su admirado Huysmans a un mundo de refinamiento literario e iluminación teológica que le permitió incluso a poder acceder con asiduidad a la biblioteca de la Cartuja de Montealegre muy cerca de su casa donde vivía con un exquisito decadentismo, alternando elixires como el Chartreuse y la absenta ambientado desde el tocadiscos con fondo de Kevin Ayers, Popol Vuh o Laura Nyro; mientras en la mesa camilla de su salón biblioteca aguardaban pilares de libros, muchos de los cuales comprados en la ya desaparecida librería Herder de la calle Balmes de Barcelona especializada en libros de filosofía y religión. Allí sí hubiera visto Cristianismo Ficcional no hubiera dudado en llevárselo a su morada.


                                                      
Pasajes bíblicos: El juicio final de Jean Van Eyck y la Magdalena Penitente de Zurbarán

                                                        Joris Karl Huysmans



El poso del cristianismo en España y la fantasmagoría de la cruz en dos películas presentadas en el Festival de Cannes de 1961, Viridiana de Luis Buñuel y Fuego en Castilla de José Val del Omar

                                                 Biblioteca de la Cartuja de Montealegre

                                              

viernes, 8 de enero de 2021

Galaxia Marconi, Rafael Flores gravitando desde Tesla FM y Dentro del Círculo




Una de las últimas incorporaciones a la cada vez más afianzada Tesla FM es la de Rafael Flores a través de la recuperación de la serie de programas que bajo el título de Galaxia Marconi realizó entre 1983 y 1987. El oyente podrá encontrar dinámicos ensamblajes sonoros generados desde el propio dial radiofónico en estado puro o manipulados junto a otras fuentes tan diversas como grabaciones de campo, instrumentos musicales diversos, reclamos de caza, viejos discos de 78 r.p.m., programas de televisión, publicidad, bandas sonoras y muy ocasionalmente algún instrumento electrónico algo que solía asombrar también en su faceta de composición en Comando Bruno y es que tanto en esta faceta como en el campo radiofónico sus métodos son deudores en gran medida de toda la tradición de música concreta a base de corta y pega de cintas, retroalimentación entre magnetófonos, loops y alteraciones de velocidad. Toda esta serie tuvo un gran recorrido en la red internacional de radio arte Radio Network dirigida desde Bélgica por Guy Stuckens y dos años después (1989) tendría una continuidad en el medio a través de la creación Segundas Lágrimas estrenada por Ars Sonora en Radio 2 bajo la dirección de José Iges y Francisco Felipe.

De la totalidad de los 65 programas que ocupaban esta serie se han recuperado 30 que se irán emitiendo en espacios de 20 minutos. Durante la época que realicé Los Silencios de la Radio se emitió uno de ellos concretamente el número 37, pese a que el programa estaba centrado en la producción musical es evidente que sus contenidos de electrónica y experimental estaban ligados a la extensa comunidad de entonces como podría apreciarse en publicaciones como The Radio Art Revue. Navegar por los puntos perdidos del dial del espectro radiofónico es como poner micrófonos en lugares remotos, un escape de los contenidos políticos y entretenimiento en que se asentó parte de su invención que por otro lado pordía servir como apuntaba R. Murray Schafer a ser nuestro primer escaparate para seres de otro planeta.

Gran parta de las ilustraciones de esta entrada están protagonizadas por la creación visual Dentro del Círculo, realizada por Javier Rey y emitida por Audiotalia el pasado mes de noviembre, un collage en torno a la trayectoria de Rafael Flores, uno de los trabajos más meticulosos que conozco de revisión de la escena experimental española de los ochenta que ya tuvo un procedente en el acompañamiento visual de la serie de cassettes Sucedió aquí publicada por su sello Erizados.

La actividad de Rafael Flores vuelve a ser intensa, prácticamente coincidiendo con la recuperación de Galaxia Marconi Wet Dreams Records reedita otro de sus trabajos generados también en gran parte en los estudios de Radio Andújar en 1987, se trata de Frío 2020 una colaboración conjunta con Francisco López editada originalmente en forma de doble cassette por el sello Tonspur Tapes ahora en formato de compact y con unos nuevos discretos y efectivos tratamientos. Añadir una novedad que he conocido hoy mismo Cuarenta Años Perdidos 20201980, cuarenta piezas elegidas por su autor casi al azar al cumplirse cuarenta años de su trayectoria, casi todas ellas son inéditas y algunas fueron también pensadas para el medio radiofónico.





Extractos de Dentro del Círculo, un trabajo creado por Javier Rey sobre sonidos e imágenes de Rafael Flores emitido por la plataforma Audiotalia


              Playlist original de una emisión de Galaxia Marconi en Radio Andújar

                                                         The Radio Art Revue

                              Rafael Flores&Francisco López. Frio 2020. Wet Dreams Records


domingo, 27 de diciembre de 2020

Tras la sonda de El Archipiélago Sideral


Pese a que todavía no se ha podido presentar al público debido a las sucesivas sacudidas de la pandemia sí que al menos en este espacio me gustaría anunciar El archipiélago sideral  (una pastoral interestelar), la edición número 12 de los Libros de La Micronesia, colección de libros de artista editado por De la Pulcra Ceniza que en esta ocasión toma como punto de partida los versos que Arthur Rimbaud escribiera a la altura del verso 85 del libro El Barco Ebrio donde en un estado de videncia absoluta contempla los archipiélagos siderales. Considerando que el formato de esta colección tiene un envoltorio semejante al del estuche de un compact su director Juan Miguel Muñoz decidió para esta ocasión que el lector si encontrara un disco para lo que confió en mí en que pudiera hacer la música, algo que me ilusionó enormemente habida cuenta de la admiración que tengo por esta colección. Nada más leer los versos pensé que Rimbaud había sido un poeta que en el mundo de la música había trascendido especialmente en los círculos del rock neoyorkino de los setenta (Patti Smith, Tom Verlaine, Richard Hell), en un ámbito más cercano al mío me acuerdo de la apropiación de su apellido por Penny Rimbaud de Crass y Robin Rimbaud de Scanner pero ciertamente no encuentro rastros claros en ellos del poeta francés salvo una identificación de creatividad y rebeldía adolescente. Vuelvo a leer los versos, me llega "el vaivén ruidoso de la marea airada", es evidente que me tengo que salir de los arquetipos de la "space music" pero me hace gracia que verbos recurrentes a ella como flotar o navegar tengan también una dimensión marítima, si transito por ella será a través de un océano "solariano" empezando a modularlos con tonos y frecuencias para una noche sin fondo. 

Fondo sonoro para un bosque sideral. "El ruido sedoso del viento en la fronda y el sonido melancólico en la esquila".

Al igual que  en los tiempos de Rimbaud las islas más esquivas fueron solo posible vislumbrarlas con el catalejo, los estados de ensimismamiento y revelación que vivió Rimbaud son preludio de los que en libro narra Juan Miguel Muñoz a través de una sucesión de cosmonautas que sin ningún vínculo anterior con la poesía los trasladan a través de borradores y breves poemarios; es el caso del ruso Vladimir Kino asesinado por la secta Isola Solaris por traspasar arcanos superiores. Semejante visión de trance poético se encuentra años después en el norteamericano Alexander Wyle tras cruzar en solitario el sistema solar hasta los límites de la heliopausa y depositar en puntos de una órbita asignada contenedores de grafito. Su voz tras llegar a la Tierra después de una hora expresaba: "Un gran diamante se ha interpuesto en el camino de la carga. La arista de una inmensa luz rota en facetas ha pasado su filo impecable sobre el metal. El acero ha sangrado y el grafito ha fluido en regueros de hollín". A su regreso fue diagnosticado con el Síndrome de Inspiración Verbal Súbita Espacial una especie de neurosis visionaria a la que se añadió las dudas de su autenticidad deudora según algunos estudiosos de Vladimir Kino. Algo de mejor suerte tendría Kathy Powell cuyos poemas Canícula Orbital llegaron incluso a distribuirse con una edición limitada en la librería City Lights. Basados en su avistamientos mientras su nave se acrecaba al asteroride Pyro, fueron recuperados del olvido por un presentador de late night televisivo que aseguraba tener contacto con William Burroughs a través de sueños donde le hablaba con su voz cavernosa acaso recordándole su creencia de que el hombre es un artefacto diseñado para el viaje espacial. 

El diccionario científico de Trévoux de 1752 Relatos cosmológicos nos dice: "multitudes de islas nacientes surgieron de los mares de la región de las tempestades como osamentas y nervios de la tierra". Sin embargo esta terra incógnita de dimensión paradisíaca o infernal desaparecería en el siglo siguiente de Rimbaud, con la desaparición de la navegación a vela sustituida por el vapor  y la mayor precisión cartográfica como apunta Juan Miguel Muñoz  en el último capítulo Hacia la Polinesia Estelar:" De manera doblemente profética Rimbaud no solo ha señalado el solar del cielo como nuevo vivero de islas, también augura que serán ínsulas inmateriales. El acceso traumático de islas y su impacto sobre el mar de los sargazos de la mente es el del pasado. El futuro es indoloro porque los archipiélagos siderales tienen la consistencia de la luz: fotones puros que accederán hasta la mente de manera incruenta. Por epifanía". En el siglo XX otra adolescente la británica Jocelyn Bell capta en la Universidad de Cambridge diversas señales de pulsares, señales de radio intermitentes que actúan como un faro en el firmamento y que llegan a pensar en su momento hacia mensajes extraterrestres, sus representaciones gráficas reproducidas en la Cambridge Enciclopedyc of Astronomy serían alteradas por Peter Saville para la portada Unknown Pleasures de Joy Division cuyo cantante Ian Curtis tenía en Rimbaud un referente de ebria adolescencia y osamenta esperpéntica.

Para cerrar esta singladura de deriva paradisíaca Juan Miguel Muñoz escribe: "La injuria de los años caerá sobre nosotros; la usura del tiempo y el aguacero constante de la muerte sobre la escarcha de la carne y el polvo del planeta lo arrastrarán todo al sumidero. Este mundo habrá mudado de piel una y otra vez el día memorable en que desde la sonda Rimbaud (qué otro nombre se le podrá imponer si no ese) llegue una imagen de islas remotas, la primera instantánea de un archipiélago sideral: islas y calcio luminoso en el confín de un cosmos negro y cárdeno de polvo y roña sublimes". Esta narración del tramo final de la sonda pienso puede estar evocada en paralelo por mí en la pieza con que acaba el disco, Simiente de Astros, con ello cierro un viaje de lo pastoral a lo crepuscular.




                                                      Ilustraciones de Juan Miguel Muñoz

                                            El tendedero radiotelescopio de Jocelyn Bell


              William Burroughs y Stanislaw Lem como oceáno cosmonautas del siglo XX



Exterior e interior de El archipiélago sideral con textos de Juan Miguel Muñoz y música de Javier Hernando
Ediciones De La Pulcra Ceniza 2020.

miércoles, 9 de diciembre de 2020

Conrad Schnitzler, los años del Paragon Studio




Descubrí a Conrad Schnitzler en 1978, no en ninguna revista especializada de música electrónica o experimental sino en la muchas veces sorprendente Popular 1, concretamente en la sección de novedades discográficas que venían en el centro de la revista cubriendo el póster desplegable, el disco en cuestión era Con originalmente editado por el sello francés Egg, tuvo una inmediata distribución en España a cargo de Movieplay junto a otros lanzamientos de su colección como Tim Blake. Incomprensiblemente se ignoró el fantástico Stand By de Heldon. Después de los de Kraftwerk era el primer disco de música electrónica que me compraba atraído además por la portada ultramoderna que le singularizaba de muchas de la época de ese estilo y también por las diferentes fotos de la contraportada agrupadas como Intermedia-Life-Action en la que Schnitzler aparece con un look no muy alejado del glamuroso futurista que presentaba Klaus Nomi. Curiosamente el recuerdo de su escucha lo tengo más presente cuando lo ponía en la tienda de Gay&Co y muy especialmente en un momento que catalogando novedades accidentalmente este sonó cruzándose con un disco anodino de jazz funk de Steve Kahn que estaba en el otro plato adquiriendo otra dimensión sin duda más excitante; este descubrimiento lo amplíe a otros discos, un acto de diversión que sin embargo reconozco se alejaba del penetrable sonido sintético, unas veces estático otras oscilante.

Poco después encontré ya mucha más información sobre él desde las páginas de Eurock con una entrevista que le había hecho David Elliott, allí contaba entre otras muchas cosas la buena relación que tenía con Peter Baumann (pese a que este ocupara su plaza en Tangerine Dream) y que originó su entrada en los Paragon Studios de Berlín, allí llegaba en bicicleta con un pequeño Korg, un secuenciador y su inseparable EMS vcs3, instrumentos que marcan gran parte de su ya anterior década discográfica y que vuelven a estar allí presentes aunque la producción de Baumann los atenúe con tratamientos de modulación de anillo y harmonizadores y por la incursión de algún sintetizador propio al que Conrad le añade un toque de "echo-rhythm" originando Ballet Statique quizá el tema más recordado de este disco hasta el punto que muchos lo recuerdan con este nombre. Sin duda los Paragon Studios tendrían una atmósfera idónea de trabajo, coincidiendo con estas sesiones Cluster grababan Grosses Wasser, luego también pasarían el propio Roedelius, Asmus Tietchens y  Conrad Schnitzler grabaría allí otros discos como Consequenz, Con 3, el maxi Auf Dem Schwarzen Kanal y ya en 1982 con el mismo formato el proyecto Berlín Express en la que Peter Baumann se implicaría incluso como coautor poco antes de que decidiera trasladar los estudios a Estados Unidos.

La edición del disco Berlín Express es su primer y único lanzamiento a cargo de una compañía grande como era el caso de RCA que le obligaba a unos actos de promoción que rapidamente desestimó, está claro que el sello no conocía las singulares acciones de promoción de su música que le llevaba a interactuar con los peatones en la calle ya sea con su casco altavoz o con los reproductores de cassette apegados a su cuerpo como ocurrió en el Ars Electrónica de Linz en 1980 en el exterior del teatro donde Klaus Schulze estaba haciendo un concierto con un pantalla gigante y gran despliegue tecnológico. Muy marcado por Joseph Beuys, con quién estudió, las actuaciones de Schnitzler son más bien acciones en que traslada su pequeño estudio presentándolo casi como una escultura en lugares tan diversos como el berlinés Café Einstein, un ascensor en París o de nuevo interactuando con el público en la Neue Galerie de Aachen, un vídeo grabado allí permite verlo con la misma indumentaria que la contraportada de Con. Este vídeo inédito durante mucho tiempo puede verlo gracias al envío de una cinta que le mandó a Andrés Noarbe en la que también habían muchos otros a raíz de los intercambios previos a la edición en 1986 en Discos Esplendor Geométrico del disco Consequenz 2 a la que seguiría al año siguiente Congratulation. Desde entonces gran cantidad de la producción de Conrad Schnitzler, que se acrecentó después de su fallecimiento, no podía faltar en el catálogo de Rotor incluyendo las recientes reediciones que el sello Bureau ha realizado de todo este período aquí expuesto.









                Portadas de tres de los discos grbados en los Paragon Studios de Berlín



                                           
Dos acciones de Conrad Schnitzler, arriba en las calles de Linz (1979), debajo en París (1980)

                                          Musik mit dem publikum, Neue Galerie Aachen


sábado, 28 de noviembre de 2020

Audiografika, Javier Cinca y la red de intercambio postal de audioarte en la época pre-internet


                                                         

En la pasada entrada mencionaba el placer que suponía abrir un apartado de correos para los que participábamos en los años ochenta en toda la red de intercambio de cassettes en las que estos venían acompañados con impactantes diseños gráficos que podían recurrir desde la más sublimada poética a la imaginería  más terminal, estos últimos eran los más habituales sobre todo en la música industrial algunos de cuyos más conocidos exponentes como Genesis P- Orridge o Monte Cazazza ya acudían a esta práctica divulgadora y artística en la anterior década intercambiándola con artistas de diferentes áreas que se agruparían en la International Contact List of the Arts antecedente del C.L.E.M. (Contact of Electronic Music), todo este inmenso flujo pasaría a conocerse como mail art y tenía como antecentes de estos a movimientos como Fluxus o la Internacional Situacionista. En nuestro país podemos encontrar de nuevo a ZAJ como precursores aunque ya más bien en un entorno museístico, el mismo que lleva a la exposición de 1978 Negro sobre blanco en Segovia y otra celebrada dos años más tarde en la Metrònom de Barcelona. Sin embargo la red de músicos o si se prefiere manipuladores sonoros a que aludía antes está descentralizada de los museos, surgiendo además de manera espontánea, será al cabo de un tiempo en que empezará a intercambiarse material con artistas de mail art.

De todo este flujo de francotiradores sonoros que tuvo nuestro país Javier Cinca fue quizás el que más estuvo involucrado en la segunda mitad de los ochenta con el arte postal. Años antes desde Ortega y Cassette conocíamos de cerca su actividad musical desde Zaragoza como Bulbo Raquídeo debido a su estrecha amistad con Ángel Lalinde como también su propio sello editorial S.T.I. (Sindicato de Trabajos Imaginarios) y el fanzine Particulars Motors que evolucionaría desde una estética de maquetación punk de sus primeros números a una depuración gráfica más artística protagonizada por muchos artistas y sellos de audio arte con los que establecerá una fluida relación de intercambio postal. Varios de ellos, Henri Chopin, Bernard Heidsieck o Arrigo Lora Totino iban a protagonizar en 1990 el audiolibro Audiografika en un subsello de S.T.I. llamado PO.SO (Poesía Sónica), diferentes avatares impidieron esta publicación y ha tenido que ser ahora que este proyecto se haya visto recuperado.

En la versión actual de Audiografika (Once Upon..1989) podemos encontrar a través de sus más de doscientas páginas toda una selección de cartas, ensayos o collages destinadas a Javier Cinca, trabajos de cuidada tipografía en la línea de libros de artista o como bien apunta Juan Vacas en su prólogo muestras de como la inmediatez del "do it yourself" del portastudio Tascam tuvo su paralelo en el potencial de las impresoras fotocopiadoras. Algunos representados como Luis Mesa, Das Synthetische Mischgebewe o Étant Donnés ya habían grabado en S.T.I., Vittore Baroni a través de TRAX fue uno de los más asiduos contactos de Javier o Francesc Vidal en cuya revista Fenici llegó a colaborar en algún número. Hablando de publicaciones que recogían estos trabajos también habría que mencionar la etapa final de Trepidación o P.O. Box. No podían faltar en Audiografika dos de los más destacados representantes del mail art y accionismo de este pais como Francisco Felipe de La Otra Cara de Un Jardín o Pedro Bericat que contribuye con un flexi disc que encontramos al final de este libro que tiene el añadido del diseño gráfico de Ángel Lalinde Laita, otro vibrante zaragozano. Un libro altamente recomendable de edición limitada a cien copias que puedes pedir a Libros del Rescate el espacio de Javier Cinca como librero (librosdelrescate@gmail.com) o Morada sónica (info@moradasonica.com)

El audio de la cassette Audiografika se puede decargar a través de Archaic Inventions


                                                            Henri Chopin

                                                               Giovanni Strada

                                                             Ruggero Maggi

                                                      Das Synthetische Mischgewebe

                                                                     Ivan Sladek
                                                             Francisco Felipe
                           
                                                         
                                                                   Serge Peirat

                              Particular Motors, Diciembre 1986
        

lunes, 16 de noviembre de 2020

Un brindis por las cien referencias de Hazard Records




Después de que el sello se fundara en 1998 Hazard Records ha llegado a las cien referencias y lo hace con tres lanzamientos de muchísimo valor que merecen la atención debida. Anki Toner, director del sello rememora en "La Hora Ignorantiana" el título remite a la cassette original de Anton Ignorant "La Hora Feliz" publicada en 1986 y cuenta con varios registros de diferentes proyectos suyos como The Ignotoner el proyecto que tuvieron conjunto y diferentes grabaciones recombinadas en forma de collage con un sugerente continuum procedente de varios discos que él le había regalado o que habían escuchado juntos. Sin duda una emotiva evocación surgida de un encargo de Shak Benavides para Tesla FM que emocionará especialmente a todos los que lamentamos su pérdida hace dos años. La segunda novedad la encontramos en "Aislamiento, lejía y reparación" de Javier Piñango, en él encontramos las siete entregas sucesivas que previamente habían sido publicadas en su canal de Soundcloud, en ellas el encierro y tensión que provocó el confinamiento pandémico queda amortiguado por las modulaciones dramáticas de su inseparable MS20 con sacudidas de voltaje que nunca se descontrolan, algo complejo de conseguir para los que conozcan este sintetizador, un ejercicio como él dice de sanación mental ante una nueva realidad que es un desierto. Por último la referencia que justo cumple el centenar es Capriccio Nelfango, su origen se encuentra en las improvisaciones que el año pasado realizaron conjuntamente el grupo Sterorent, Adrià Bofarull y el propio Anki Toner, estas sesiones han sido recontextualizadas en formas de atrayentes temas de corta duración que pueden encajar muy bien en un formato de disco que el sello anuncia para dentro de poco. 

Curiosamente la trayectoria en solitario de Adrià y Anki esta precedida en sus comienzos a la pertenencia a dos de los grupos barceloneses más inquietos que había en los noventa Beef y Superelvis, tras la marcha de ellos ambos decidieron sumergirse en nuevas tecnologías que seguramente evolucionaban más rápido que la instrumentación rock aún en caso de esas formaciones tan abiertas, el primero  através del sampler y el segundo con  diferentes técnicas de recombinación y apropiacionismo sonoro que en esos momentos vivía una gran tensión originada desde la actitud de la industria discográfica con demandas a grupos norteamericanos como Culturcide y Negativland o el grupo precedente de KLF Justified Ancients of Mu Mu en Inglaterra, otra partícipe de este ámbito como es Vicky Bennett con su proyecto People like us padecería este acoso en nuestro propio pais con una inesperada visita de un inspector de la SGAE tras su actuación en el Sónar, esta institución supuesta garante de los derechos de autor actuaría en realidad como agente de la industria discográfica y sus acciones bien merecían tácticas de resistencia como fue la creación de Hazard Records cuyo primer punto de su manifiesto no puede ser más claro: "La propiedad intelectual no solo es un robo (como toda propiedad, decía Proudhon), sino un abuso, una vergüenza y una herramienta de censura".

Los comienzos de Hazard Records se ma antojan heroicos, la novedad de las grabadoras de cd permitían una autogestión de duplicación semejante a lo que ocurrió antes con la cassette, aunque su práctica exigía una ilusión y paciencia que tiene sus primeros frutos en los cds de Alfredo Costa Monteiro, Superelvis y Música Veneno, una presentación en la Sala Heliogàbal de Barcelona y nuevos lanzamientos que bien podías encontrar en otro lugar emblemático de la ciudad como era el añorado Marx Bar, su dueño Xavi Marx protagonizará varios lanzamientos del sello que se proyecta desde un lugar emblemático del underground barcelonés o desde un artículo de El País, hoy en día algo impensable. Este empeño pronto tendría una contrariedad al comprobar que muchos cd-r se degradaban con el tiempo,  lejos del desánimo se decide explorar el formato de descarga en mp3 convirtiéndose en un netlabel, todavía en esos días las descargas y subidas a la red eran lentas pero por otro lado surgen iniciativas como Internet Archive que permiten una acogida del sello en un inmenso archivo universal de dominio público.

Tras la transformación de Hazard Records como netlabel han surgido en nuestro pais muchos otros, algunos inmediatamente después como Con-v o Alg-a han dejado de operar. Sin duda la inmediatez del medio tanto a nivel de edición como elemento de escucha muchas veces en soportes portátiles es cómodo y a la vez se convierte en un bucle donde muchas veces las composiciones son originadas desde esos medios, especialmente desde laptops. Quizás esta omnipresencia digital sea a veces excesiva para gente de mi generación cuyo feedback de recepción o intercambio a una obra realizada lo encontrabas al abrir la casilla de un apartado de correos en vez de los contadores de descarga o los "me gusta" de rigor. En fin, los tiempos son los que son y hay que reconocer que estos días internet nos ha proporcionado multitud de muestras de audio streaming que nos ha aliviado bastante toda la adversidad circundante. Solo esperar desde aquí que esta sobrecarga de ofertas no impida una escucha atenta a estas tres novedades que presenta Hazard Records y por qué no de otras referencias anteriores que garantizan sorpresas y descubrimientos. Tiempo habrá para celebrarlo.

    The Ignotoner, Anton Ignorant y Anki Toner, foto Carmen Milla, 2011




                                         
    Los tres primeros lanzamientos de Hazard Records

                               
                                        
 
Algunos lanzamientos de Hazard Records, el último de ellos un tributo al disco U2 de Negativland a través de File Under Toner, nombre que Anki Toner toma del título de un libro de Chris Cutler.

 La impagable contraportada de la recopilación Never understimate human stupidity


Uno de los varios lanzamientos de Xavi Marx en el sello cuyo bar (foto superior) protagonizó muchos eventos relacionados con el sello como el que se reproduce a continuación.