sábado, 10 de noviembre de 2018

Quico Rivas, una continua maquinación



Nada más salir de la amplia exposición que el Espacio Santa Clara de Sevilla dedica a Quico Rivas uno reconoce que su obra era para mí difusa y subestimada, algo parecido a lo que me ocurrió con la colectiva de "los esquizos" como así se denominó a los pintores de la nueva figuración madrileña de la que él fue comisario en algunas de sus primeras exposiciones. Esta faceta de comisario o crítico de arte está simultaneada con un un amplísimo activismo que le lleva de la escritura a la producción musical, de la pintura a la edición de libros o regentar algún bar junto a Alberto García-Alix en los años de efervescencia de la movida, algo que sin duda añoraba del mítico Bar La Vaquería, antecendente contracultural del punk y pop madrileño que fue destruido por un atentado de la ultraderecha, algo que sin duda le afecta y le lleva a afiliarse a la CNT, un ideario que posteriormente retomaría ya en los años 90 con la revista Refractor de carácter anarcofuturista.

La relación con la música de Quico Rivas se inicia en la Sevilla del rock progresivo de los setenta donde colabora de alguna manera con formaciones como Goma o Imán y con la creación de Equipo Múltiple junto a Juan Manuel Bonet, ambos grandes rastreadores de las vanguardias históricas y que también originaron el Centro de Arte M-11. Su entrada posterior en la revista Disco Express le hace introducir en la publicación las periódicas colaboraciones de los Corazones Automáticos (los hermanos Santiago y Luis Auserón) y a través de una entrevista que Rivas hace a Herminio Molero forman Radio Futura, todos ellos junto a teóricos como José Luis Brea comparten el mundo rizomático de Deleuze y sondean las mutaciones del capitalismo, aunque la utilización posterior de los medios de masas les puedan llevar de Brian Eno a Mabel.

La exposición de este multifacético creador y activista fallecido en Ronda en el 2008 estará abierta hasta el 17 de Noviembre y en sus dos últimos días contará con unas jornadas sobre su trayectoria.

               Quico Rivas y Juan Manuel Bonet, Equipo Múltiple (Sevilla 1969-1972)





                         Dos collages de la serie efectuada durante su estancia en diferentes hoteles


                                                    Ilustraciones de la revista Refractor

                                   Camisa antecedente de los diseños de Westwood- Mclaren

viernes, 26 de octubre de 2018

Travesía de frontera








Imágenes de Llança, Portbou y Cerbere, septiembre 2018. Fotografías de Javier Hernando y Azucena de Yngunza

                                     Les rencontres cinématographiques Cerbere-Portbou

lunes, 8 de octubre de 2018

Stanley Lunetta entre orquestas y esculturas electrónicas





Me llama poderosamente la atención que en los últimos años se ha prestado al llamado "circuit bending"a través de cursos o por diseños espontáneos de creadores más interesados en la propia mecánica del componente que por las posibilidades sonoras y aún menos de posibles registros. La primera vez que oí el término fue a través de Reed Ghazala, sus artefactos constituían una tecnología extravagante e ilógica de apariencia alienígena en la California de mitad de los sesenta; a él se le ha concedido la invención del término "circuit bendig" aunque en la misma época y en la misma zona uno de sus habitantes practicaba parecidos experimentos, su nombre es casi espacial, Stanley Lunetta.

Con orígenes como batería en la música orquestal de baile, Lunetta evolucionó a terrenos de jazz e improvisación con la New Musical Ensemble hasta que su interés por la electrónica se fraguó simultaneando clases de Stockhausen o John Cage con una invención propia de instrumentos o mejor llamarlos esculturas electrónicas a base de resistencias, condensadores y transistores  tranformándose en osciladores y moduladores de anillo. Todo ello se plasmó en el grupo Amra/Arma, interrelacionado con miembros del San Francisco Tape Music Center y con actuaciones en eventos tan destacados como el ICES 72 (International Carnaval of Experimetal Sounds) celebrado en Londres.





    Source, revista surgida en Sacramento entre 1967 y 1973 con Stanley Lunetta como co-editor


                                         


Diferentes artefactos sonoros creados por Stanley Lunetta con clara influencia en la literatura de ciencia ficción y en especial Michael Moorcock.


Arriba Stanley Lunetta tocando en sus principios en algun club de Broadway y una de sus últimas fotos con su cubo electrónico antes de fallecer en 2016.

lunes, 24 de septiembre de 2018

Marcel Pey - Ensagnant les nostres imatges




En el año 1982 recorro la excelente muestra que sobre libros de artista tuvo lugar en la Biblioteca Nacional de Madrid, lo hago con Francisco Felipe quien tiene su obra Der Kizlerbändeiger" allí expuesta, 34 fichas de ordenador manipuladas y atadas con cordel, no muy lejos de esta aparece la carátula impactante y ultramoderna de un disco que no contiene ningún vinilo en su interior, su autor Marcel Pey y su título Alone, una estética que bien podría casar con los grupos más transgresores barceloneses del año 1978 en que fue hecha la obra y que sin embargo apenas dejaron ningún disco editado, curiosa paradoja. Pey sustituye el libro de artista por el disco de artista en una recreación personal heredera de Velvet Undergound y coetáneo a Suicide o a filmes como Leo es Pardo de Ivan Zulueta o Nomad de Ignacio Julià; el narcisismo como elemento autodestructivo.

Quien quiera indagar más en la obra de Marcel Pey tiene una buena oportunidad en la exposición The Burning Blade en la Sala Tinglado 2 de Tarragona, fotografías, rótulos de neón, polaroids y filmes de un artista cuya trayectoria se remonta a 1971 con The Blind Machine, desde entonces una profusa actividad marcada por una sofisticación decadentista tamizada por el cine y la cultura rock.









martes, 11 de septiembre de 2018

El brutalismo orgánico de Las Torres Blancas

                                                          Foto, Jose Manuel Morcillo

En casi el mismo día dos flashes de brutalismo arquitectónico, un artículo sobre la exposición Toward a Concrete Utopia en el MoMA basada en la aquitectura brutalista de Yugoslavia y por la noche aparece en la película de Antonio Isasi Isasmendi Un Verano para Matar escenas en el edificio más acorde que tenemos en España con esa estética como son Las Torres Blancas del arquitecto Javier Sáenz de Oiza. Construido en Madrid entre 1964 y 1969 lo primero que llama la atención es que su nombre no tenga nada que ver con un único edificio que además es grisáceo.

Una auténtica anormalidad para el oficialismo franquista de la época, un edifico que en palabras del propio Sáenz de Oiza agrede al paisaje aún teniendo como objetivo una armonía con la naturaleza a través de una morfología curvilínea descartando cualquier esquina. Un espíritu provocador que alternaría los habitantes progresistas y burgueses, pilotos de aviación, escritores, arquitectos y modelos que podrían disfrutar de zonas comunitarias como la piscina situada encima de veintidosavo piso o de su restaurante inferior que servía monoplatos a través del interfono. Un espacio metaorgánico.






                                                                    Foto. Paco Gómez

       Portal de entrada con el el propio Sáenz de Oiza, diseñado tras sufrir un dolor de muelas

                                                                     Escalera interior


                                                            Terraza superior y piscina

          
               Dibujos y planos previos del edificio que el propio arquitecto comparaba a pentagramas

                                               

                                          Recreaciones a cargo de Raúl Lázaro y Jordi Gart



Fotos de Fuente Helio y Ferfoto, esta última parte como base a la posible influencia del edificio en la ambientación de Blade Runner 2049, de clara inspiración brutalista. Quien sí tomo el edificio directamente como escenario es Jim Jarmusch en su film "The limits of the control", las siguientes fotos son un ejemplo de ello. Para acabar dos temas de la banda sonora a cargo de Boris y Sun O)))