viernes, 15 de junio de 2018

Xavi Cot y el Cuc Sonat



Para cualquiera de los que nos movíamos en la Barcelona más inquieta de la segunda mitad de los setenta, nos empezaba a sorprender el nombre de Cuc Sonat, una organización que estaba detrás de un montón de eventos de esta ciudad que abarcaba desde conciertos o proyecciones de películas hasta sus míticos viajes organizados por diferentes ciudades europeas, todo ello se comunicaba a través de multitud de carteles colgados desde facultades a lugares de conciertos, tiendas y prensa escrita afín que en esos momentos también tenía considerables tiradas. Esta magnitud se podía apreciar en la fantástica exposición que sobre el Cuc Sonat se hizo a finales del año pasado coincidiendo con el concierto aniversario del Festival Punk de la Aliança del Poble Nou y viendo la cantidad de documentación archivada evidentemente uno pensaba en la idoneidad de reflejarse en un libro que ya se estaba gestando y que ha sido hace poco editado, siendo muy visible en librerías habida cuenta del gran interés que hay por las crónicas de esta época barcelonesa como se refleja en muchas novedades editoriales recientes que se acercan a esta temática.

Nada más empezar el libro nos cuenta su asociación al Club Helena del barrio de Gracia que contaba con un teatro que disponía de un pub-discoteca lo cual le anima a organizar veladas en las que se alternaran actuaciones en directo con proyecciones de super 8 complementadas con sesiones de disc-jokeys como en una de las primeras a cargo de Victor Nubla. Por la sala pasarían pasarían grupos como Perucho's, Baf, La Propiedad es un Robo, Fusioon, Secta Sónica o Suck Electrònic Enciclopèdic, formaciones de una escena barcelonesa transgresora que vió en las Jornadas Libertarias su mayor puesta de largo, un evento en el que Xavi Cot nos cuenta comienza a detectar paralelismos con la emergente escena punk londinense que el empieza a vivir en esa ciudad.

Todo su periplo londinense es fascinante: sus relaciones con el anarquismo español y catalán les lleva a organizar fiestas como una en 1975 que cuenta con Joaquín Sabina anunciado como prohibido en España, el encuentro con Jordi Valls en el Centro Ibérico donde luego se organizaría un concierto de Throbbing Grislte o el contacto con Palmolive en su concierto con las Slits en el Aklam Hall quien les relata que hubo la posibilidad de hacer una tanda de actuaciones en España con Triana como teloneros, algo que hubiera sido delirante. Estos cada vez mayores contactos les llevó la idea de llevar actuaciones de grupos londinenses a Barcelona para contrarrestar la omnipresencia de la música laietana y sus derivaciones retrosalseras, una idea que no se llegó a materializar aunque es poso punk fue el origen de contactar con novedosas bandas de rock urbano que tamizadas de punk protagonizaron el Festival Punk de la Aliança del Poble Nou, un reclamo que marcó un lleno absoluto del teatro y que tuvo su continuación en el Salón Diana y en el festival de la Tortuga Ligera en Castelldefels que entre sus muchos alicientes contaba con ver Els Masturbadors Mongòlics, bandas como Kaka de Luxe o sus equivalentes valencianos de La Morgue, en los intermedios te podías ir a ver películas como Punto límite cero o acercarte a la orilla del mar.

Destacar que todo el libro está escrito casi como un diario con una meticulosa sucesión de fechas muy útiles como documentación o para poner orden a posibles tergiversaciones de memoria de los que vivimos muchos de esos episodios y con una profusión de fotografías que van desde su encuentro en Cadaqués con Salvador Dalí junto a  su amigo y colaborador Salvador Picarol o de conciertos captadas por Salvador Costa, Flowers o Mercé Salvador entre otros.


                                                  Carteles de actividades del Cuc Sonat

         Suck Electrònic Enciclopèdic en el Club Helena con Michel Huygen en primer término


  Testigos londinenses: Throbbing Gristle en el Centro Ibérico y The Slits en el Aklam Hall




Audiencia del los conciertos de 1978 en el Saló Diana. En la segunda foto se puede apreciar a Mario Almonacid en primer plano (con jersey en puncha y un alfiler), amigo y colega en Xeerox. Foto Salvador Costa (Gracias a Marc Valls, enmaquetador del libro, por la primicia de la foto)

              Kaka de Luxe en el Festival de la Tortuga Ligera, Castelldefels 1878. Foto Flowers


Cuc Sonat en su segunda etapa (2003-2009), cartel de una exposición de Arturo Xalabarder y un collage del propio Xavi Cot

domingo, 3 de junio de 2018

Cook Records, melomanía bianural










Una selección de portadas del sello Cook Records y su filial Sound of our Times fundado por el ingeniero de sonido e inventor Emory Cook (foto debajo).  Sus lanzamientos datados entre 1952 y 1966 contienen una búsqueda permanente de alta fidelidad y una esterefonía que ellos mercaban como binaural, un proceso altamente detallista que incluía también la propia fabricación en que se utilizaba polvo de vinilo frío rociado en un molde de metal.


miércoles, 23 de mayo de 2018

Pythagoron TM y la contracultura cibernética de USCO




En su incansable búsqueda de rarezas discográficas el sello barcelonés Wah Wah Records editó el pasado año este disco de Pythagoron Tm, enigmático tanto por su autoría deconocida como por sus dos largas composiciones de una electrónica drónica y austera con leves impulsos rítmicos, un estilo muy singular para la ciudad donde al parecer se gestó el disco (New York) y para su época 1977, un año antes de que se creara en esa ciudad Lovely Music un sello más centrado en el minimalismo americano, aunque el disco que nos ocupa estaría más alienado (como dice Raül G. Pratginestós en la presentación del disco) a experiencias europeas como el primer Conrad Schnitzler o Eliane Radigue. Significar que el disco apareció en un sello propio como ocurrió en los setenta con otros rarísimos trabajos de sintetistas americanos como Steve Birchall o Nick Pascal, de este último Wah Wah Records acaba de editar su disco The Sixth Ear.

Pythagoron TM se anunció en revistas como High Times como una nueva técnica de producción en sonido con tonos y ritmos electrónicos que actuan como patrones de ondas cerebrales, un mensaje claramente cibernético que a bien seguro también recogería los Whole Earth Catalogs de Stewart Brand, colaborador habitual de USCO (The company of Us) una asociación  crerada por el poeta Gerd Stern, el pintor Stephen Durkee y el ingeniero y músico electrónico Michael Callahan quienes llevaron a Nueva York un experimentalismo comunal que habían desarrollado previamente en San Francisco, una contracultura cibernética influída por los escritos de Norman Wiener o Marshall Mcluhan, que derivó en performances musicales con luces estroboscópicas y proyecciones de formas cinéticas, alternando lo lúdico y el tecnomisticismo.


                                                Imágenes creadas por Usco en el año 1965

                                   Ambientación de USCO para el Lincoln Center Film Festival

          La contracultura llega a los medios de masas, una acción de USCO en  la portada de Life


viernes, 11 de mayo de 2018

Joaquín Vaquero Palacios, la belleza de lo descomunal



La pasada semana finalizó en Madrid la exposición La belleza de lo descomunal, un acertadísimo título para exhibir la obra del arquitecto y pintor asturiano Joaquín Vaquero Palacios cuya obra arranca en los años veinte con un trasfondo utópico y futurista que en gran parte reorientó en su estancia en Nueva York entre 1928 y 1930 donde llegó a relacionarse con pintores como Edward Hopper o Lionel Feininger. A su regreso a Asturias una sucesión de encargos para fábricas, presas y centrales hidroeléctricas nos presentan unas obras de arquitectura brutalista con relieves ornamentados en hormigón y decorados interiores con esquemas electromagnéticos, la imágen perfecta para "l'elettricità dalle mille traccia folgorante i violette" del manifiesto de Marinetti "Contro la Spagna Passatista".

Pertenezco a una generación y escena de músicos que en los principios de nuestra trayectoria asistíamos ensimismados a la estética del maquinismo y la ruina industrial, recuerdo muy especialmente un viaje desde Bruselas a Düsseldorf donde uno quedaba asombrado de la inmensa central en los alrededores de Zwolle y que supongo sería el origen del nombre de De Fabriek vecinos de la localidad o de una repentina parada del tren en el ocaso del día en el sector de Duisburg ante una subestación eléctrica idéntica a la que aparecía en el interior del primer disco de Kraftwerk fotografiada por Bernd y Hilla Becher, auténticos exploradores de todo este paisajismo que ha tenido también en nuestro país representantes como Manuel Esclusa o Joan Fontcuberta sobretodo en sus ambientes nocturnos.

                                                                    Central de Miranda



        Central de Salime. Mural interior y Sofá-turbina, zona de descanso para los trabajadores

                                                          Dibujo de Nueva York, 1928





                                               Fotos blanco y negro. Fuente Lastra Arquitectos


martes, 1 de mayo de 2018

Erotismo aural




Uno de los últimos lanzamientos del sello barcelonés Marbre Negre está protagonizado por Daniel Sedcontra con una triple cassette llamada Aural Irrumatio que recoge extracciones y manipulaciones sonoras de vídeos pornográficos a través de unas secuencias repetitivas de una punzante e hipnótica sonoridad que habíamos podido apreciar en sus anteriores presentaciones en directo desde 2014. En una audición reposada y atenta, uno aprecia mejor una vociferación física que casi tiene más connotaciones con la música concreta que con la industrial, más habitual esta última a propuestas de amoralidad a través de sugerencias sonoras aderezadas con imaginería extrema. En definitiva una escucha que como bien dice Sedcontra "está destinada quizá a despertar al erotómano en el melómano y al melómano en el erotómano".

La incursión del gemido o suspiro erótico en la música concreta se puede encontrar en el disco Symphonie pour un homme seul de Pierre Schaeffer o en Les Danses Organiques de Luc Ferrari quien acudió a dos mujeres para que grabaran estos sonidos en el mismo estudio, lo que probablemente constituyó un acto de voyeurismo en toda regla. Otra compositora también adscrita al Groupe de Recherches Musicales como es Beatriz Ferreyra con Pas de 3 ou plus se adentró en estas sonoridades que han sido analizadas desde el punto de vista femenino y feminista por la compositora y ensayista Juliana Hodkinson en Making Sex Sound.

En un terreno alejadísimo del anterior, pero que sin embargo también se abastece del erotismo aural podemos señalar la reveladora cada vez mayor presencia de lugares en la red donde encontrar audio erótico o directamente porno, sus nombres lo dicen todo (Sounds of pleasure, Audible Porn o Aural Honey), una práctica que bien puede recordar muchos años antes en 1965 en un disco tan bizarro como era Tortura, The sound of pin and pleasure.










Cromagnon, Ritual feast of the libido. De su album Orgasm, 1969.

martes, 17 de abril de 2018

Albert Alcoz Resonancias fílmicas, el sonido en el cine estructural



En la reciente estancia en Madrid P. Adams Sitney, uno de los mayores estudiosos e historiadores del cine de vanguardia norteamericano, quería comprobar si era cierto como le habían comentado algunos allegados, que España era en estos momentos uno de los países donde más interés hay por el cine de vanguardia, algo que le sorprendía habida cuenta que en una anterior visita en 1968 nos relata como la guardia civil llegó a revisar una película de Stan Brackhage que duraba cinco horas. Sitney está en el origen de diferentes etiquetas con que ha sido tildado parte de cine como son el visionario o el estructural, este último tiene una gran relación con la creación sonora y efectivamente como dice el escritor norteamericano en esta país han habido importantes estudiosos y difusores en esta ámbito como han sido Eugeni Bonet, Juan Antonio Suarez o más recientemente Albert Alcoz artífice entre otras cosas de Visionary Film un blog de obligada visita a todo explorador de celuloides casi invisibles y del libro que nos ocupa Resonancias fílmicas, el sonido en el cine estructural (1960-1981) publicado el pasado año por Shangrila Ediciones.

El campo de estudio del libro se centra en cuatro conceptos como son el ruido, la voz, la repetición y el paisaje sonoro. Para ello ha prescindido de cineastas que se han movido en estos terrenos pero que tienen una gran bibliografía como son el caso de Peter Kubelka, Michael Snow o Tony Conrad. Tampoco se referencia apenas a Michael Chion pues pese a que sus estudios del sonido en el cine son altamente interesantes, estos se han centrado en el cine de ficción o narrativo más que en el experimental. En concreto los cineastas representados en el libro son: Kurt Kren, Steve Farrer, Guy Sherwin, Hollis Frampton, Paul Sharits, Morgan Fisher, Bill Brand, J.J. Murphy, Larry Gottheim, William Raban, Chris Welsby, Paul Winkler y Chris Galagher.

Todos estos realizadores han unido al celuloide unas sonoridades alejadas de los tratamientos convencionales del cine narrativo cuyos resultados les emparenta a estilos de experimentación sonora como la música concreta, atonal, minimalista o electrónica que más de uno recordará basaba la idea de la colección Cinéma pour l'oreille del sello Metamkine. El arquetipo del sonido homogeneo que acompaña la imagen narrativa aquí es pulverizado, como bien dice Alcoz, por "un naturalismo acústico, azaroso, ruidoso, ambiguo y contradictorio". Trabajos que realzan la especificidad fílmica, el grano de la imagen, el fotograma fotoquímico del celuloide y el material físico de la película tanto si es el terreno de la experimentación sónica como en la búsqueda de la agresión respecto a la capacidad auditiva del espectador, subvirtiendo en muchos casos las tecnologías de grabación, apenas utilizando magnetófonos o micrófonos sustituyéndolos por imaginativos procesos trabajados sobre la propia emulsión.

                                                         Kurt Kren, 3/60 Baüme im Herbst

                                                           Guy Sherwin, Musical Stairs

                                               River Yar, William Raban y Chris Welsby

                                             Four Shadows. Elective Affinities, Larry Gottheim

                                              Horizons. Elective Affinities, Larry Gottheim

                                                            Serene velocity, Ernie Gehr

                                                                         Morgan Fisher

                                                                         Paul Sharits