miércoles, 21 de diciembre de 2016

SITGES 72


                                         Fotogramas de El incinerador de cadáveres y Sexy Cat

Un recuerdo rápido del Festival de cine fantástico y de terror de Sitges en su edición de 1972 cuya medalla de oro al mejor realizador fue para Robert Mulligan con su film The Other, aunque sin duda lo más destacado del festival sería la hipnótica El incinerador de cadáveres del checo Juraj Herz que fue reconocida con la mejor fotografía de Stanislav Milota y la mejor interpretación de Rudolf Hrusisky, imposible olvidar las obsesiones materializadas del propietario de un horno crematorio con trasfondo de budismo y tratamientos de lente angular ambientadas con la música de Zdenek Liska, gran introductor de la música electrónica en su país.

El festival se Sitges era una perfecto escaparate para ver entonces cinematografías de exhibición comercial minoritaria como la asiática, en esta ocasión representada por The Insect Woman o la brasileña que contó con un film del inclasificable José Mujica Marins, producciones españolas del momento como Sexy Cat de Julio Pérez Tabernero y la reposición de The Daughter Of Horror más una exposición de Pierrot dibujante, escritor, actor y director cinematográfico, autor del cartel del festival.


                                               El incinerador de cadáveres. Poster original





                                               The insect woman dirigida por Shôhei Imanura

 
                                 Cartel del festival diseñado por Antonio García José "Pierrot"

jueves, 8 de diciembre de 2016

POESÍA CONTRACULTURA BARCELONA Selección de David Castillo y Marc Valls



Asistí al Festival de poesía de Caldes d'Estrac en julio de 2014 a una selección de poetas barceloneses que el programa anunciaba como contraculturales y que son presentados en un recital por David Castillo, la idea de su organizador Eduard Escoffet era de paso celebrar el centenario de William Burroughs; poemas de solitud, fragilidad y provocación chocan en una audiencia mayoritaria de cultura algo acomodada, quedando asombrada al recordarles que la mayoría de los autores ya no están entre nosotros.

Los protagonistas de aquella velada han sido recogidos recientemente en el libro Poesía Contracultura Barcelona, textos con horizontes de marginalidad y anarquía heredados de acontecimientos como las Jornadas Libertarias. Coordinado por el propio David Castillo, amigo y colaborador de muchos de los seleccionados y por Marc Valls responsable del profuso diseño gráfico del libro cuya visualización nos remite a las ediciones en vietnamitas y ciclostil con que fueron editadas muchas publicaciones aquí reseñadas. Algunos de estos fanzines acabarían en editoriales como La Cloaca, dirigida por Xavier Sabater que en 1978 publicaría la antología Algunos poetas de Barcelona con introducción de Carlos Edmundo de Ory y la aportación de los primeros poemas que salieron a la luz de Roberto Bolaño.

Destacar que gran parte del libro está protagonizada por gente que estuvo en formaciones musicales como es el caso de Jordi Carbó en La Propiedad es un Robo, Jaume Cuadreny en Liquid Car, Zane Speer en Psicopátas del Norte y Tendre Tembles, Albert Subirats en Perucho's o Sebastià Roure con varias formaciones punk.


                                                        Zane Speer /Carlos Merseburger

                                                              Dibujo de Zane Speer

                                                                        Liquid Car


                                    Perucho's con Albert Subirats a la izquierda de las fotos

                                         Jordi Pope Escrits. Dibujo de Pascal Comelade


                                                               La Cloaca. Número 0  

                                                           Interior de Fuera de banda

                           
                           Poemas de Carlos Iguana. Ilustación de Iago Juan-Torres Montserrat

                                    Contraportada del libro de Raúl Núñez Cannabis Flan

        Sebastià Roure junto a Manel Pugès en un concierto de Attack. Foto Arturo Xalabarder 1981

                                                     Roberto Bolaño, Barcelona 1977


                                                    






jueves, 24 de noviembre de 2016

Roma revivida



A los pocos días de estar recientemente en Roma, diviso a lo lejos el Gasómetro que tendré practicamente al lado al visitar la Centrale Montemartini y revivo mi estancia en esta ciudad hace ya más de cuarenta años, concretamente en mayo de 1975 en un memorable viaje de fin de estudios en que pudimos ser un poco testigos de un tenso ambiente de glamour y violencia como un accidentado pase de Viridina, todavía entonces prohibida en España, amenazada por grupos ultra y con gran despliegue policial en las afueras del cine. Un ambiente tóxico con cruces de intereses entre altos cargos policiales, CIA, neofascistas y Mafia que coincidiría con el oscuro asesinato de Pasolini en el hidropuerto de Ostia, pienso en él por un momento en que estoy en la Stazioni Termini, donde fue visto por última vez, llena de soldados y policía vigilando ahora otro tipo de amenazas.

Este climax caldeado de 1975 marcó de alguna manera por ejemplo los actos de violencia en los conciertos de la gira italiana de Lou Reed, aunque la  irresistible belleza de la ciudad también podía generar ambientes más plácidos como el Canti e Veduti del Giardino Magnetico de Alvin Curran o esa maravilla de Mina, L'Importante è finire, una decadente canción de amores impuros con una sutilísima instrumentación de caja de ritmos, órgano Hammond y minimoog que tamizaba sensualmente todo el dial romano.




                                            Interiores y exterior de la Centrale Montemartini



Palazzo Altemps. Fotos: Azucena de Yngunza


domingo, 13 de noviembre de 2016

Luis Carandell, Piano-Phase para un atentado en Celtiberia Show

                                         Carles Santos en Acció Santos de Pere Portabella

                                         El disco We de Luis de Pablo grabado durante 1970


Viendo el otro día la película Geometría del esplendor dedicada a Esplendor Geométrico, me pareció muy oportuno el apunte que hacía el periodista Yago García acerca de que la formación madrileña contaba en su primera época con una reacción muy cercana del espíritu de las crónicas del Celtiberia Show, decir por si hace falta, que bajo ese título estuvo publicada una columna semanal que el periodista Luis Carandell efectuaba sobre el acerbo estrafalario hispano en la revista Triunfo y que en 1970 se condensó en un libro con el mismo título. El ambiente de radicalidad que muchas veces provoca situaciones de caos que tensan a los organizadores y regocijan al público está plasmado perfectamente en la jugosa crónica que hizo sobre un concierto organizado en Madrid en 1970 por ALEA bajo la dirección de Luis de Pablo, teniendo como invitado a Carles Santos ejecutando la pieza Piano Phase de Steve Reich la cual reproduzco a continuación:

Mi-Fa sostenido-Si-Do sostenido-Re-Fa sostenido-Mi-Do sostenido-Si-Fa sostenido-Re-Do sostenido.
Son las siete de la tarde del lunes 9 de marzo de 1970 en el salón de actos del Instituto Francés de Madrid. El pianista Carlos Santos está sentado frente al gran cola sin moverse mientras se escuchan las notas de la partitura Piano-Phase, de Steve Reich, en la cinta magnetofónica, junto al piano. Hay un silencio total en el público "selecto" que llena la sala para escuchar, con ese aire minoritario y transcendente de los asiduos filarmónicos ("esto no es para todo el mundo"), el concierto organizado por el Grupo ALEA que dirige Luis de Pablo. Tras la pieza de Reich, se anuncia en el programa Sequenza IV, de Luciano Berio y el estreno en España de Movil II, de Luis de Pablo, concierto para dos pianistas en un solo piano.
Mientras tanto, un grupo de "underground" barceloneses, que han llegado acompañando a Carlos Santos, provistos de cámaras cinematográficas, tomas planos del pianista inmóvil. Hacia las ocho menos cuarto, tras quince minutos de  incansable repetición del tema de cinco notas, sin variación alguna, Carlos Santos pone las manos en el teclado y repite una vez más:
Mi-Fa sostenido-Si-Do sostenido-Re-Fa sostenido...
Retrasándose y adelantándose respecto de su propia interpretación en la cinta, que sigue tocando, el pianista inicia levísimas variaciones del tema, que, sin embargo, sigue repiqueteando, monótono, en los oídos del público.
Son las ocho. La gente empieza a moverse en los asientos. Los cámaras han encendido ahora las luces que enfocan la sala y filman los rostros inquisitivos de los asistentes.
-Vamos a salir en la "tele"-dice una señora.
-A este paso no habrá tiempo para el concierto de Luis de Pablo-murmura un caballero.
El pianista francés, blanco y espiritual, asoma de cuando en cuando la cabeza por la puerta de los camerinos. Ha llegado de París en avión ex profeso para este concierto, y se está dando cuenta que no podrá tocar.
Las ocho y media. Carlos Santos lleva una hora en el escenario. La gente se impacienta. Algunos sacan un libro del bolsillo, otros dibujan en el reverso del programa. Frases a media voz: "¿Estará en trance?" "Yo creo que a las nueve terminará", "Pues a mí me parece que está decidido a quedarse hasta que le echen", "Je crains una réaction violente"
Mi-Fa sostenido-Si-Do sostenido...
Una señora le dice a su acompañante: "Ofréceselo a Dios, María"
Se levanta en estas un muchacho del público y, coloca´ándose al lado de Carlos Santos, empieza a aporrear las notas del piano. "¡Psicópata¡", grita uno desde atrás. Se desvanece el sentido reverencial de la buena música. La gente se pone en pi, deambula por la sala. Algunos de marchan. No muchos. Quieren ver como termina aquello. Frases a voz en grito: "¡Un atentado! ¡Un verdadero atentado!". Cuando una anciana confusa, abandona la sala, alguien le dice: "¿No le gusta a usted señora?" (risas). Pequeño diálogo de centralistas: "¡Catalán tenía que ser el pianista!". "No es catalán, es de Castellón". "¡Peor!". Isabel Martinez la secretaria de ALEA, va de un lado a otro de la sala, perdida: "¡Qué sofoco!". Un gamberro: "¿Quién viene a tomar un vino?".
Las nueve.
Se han levantado dos muchachos para ir a aporrear a su vez el piano a ambos lados de Carlos Santos. "¡Qué vandalismo!", oigo decir. El pianista, es conveniente aclararlo, no improvisa nada. La pieza de Steve Reich es así, una pieza sin fín, aunque estba previsto que se terminara con un tiempo suficiente para que el pianista francés pudiera interpretar la Sequenza IV y ambos pianistas el concierto a cuatro manos, estreno en España, de Luis de Pablo.
Mi-Fa sostenido-Si-Do sostenido...
Por fin, a la hora y tres cuartos, es decir, hacia las nueve y cuarto, se levanta un joven con barbita. Cruza la sala a grandes pasos en dirección al piano y cierra violentamente la tapa. Así termina el concierto. Un coro de contestatarios grita grita: "¡Bis, Bis!". Los cámaras "underground" filman la confusión de la sala. Luis de Pablo, descompuesto, en el pasillo de los camerinos, se acerca con Carlos Santos, le afea la conducta. El Movil II del reputado compositor español se queda sin estrenar. El crítico Fernandez Cid murmura: Intolerable, intolerable". Entran los contestatarios musicales madrileños a felicitar al intérprete terrorista de Castellón. El pianista francés, blanco y espiritual, dice que no se marcha sin tocar Sequenza. Luis de Pablo sale al escenario y pide al público que se quede un poco más. La pieza de música concreta suena a Chopin después de la "contestación" de Carlos Santos después de la Piano-Phase para un atentado, que golpeó los oídos de los asistentes durante casi dos horas en el salón de actos del Instituto Francés de Madrid:
Mi-Fa sostenido-Si-Do sostenido-Re-Fa sostenido...

No me resisto a incluir a continuación algunos otras muestras del Celtiberia Show y de la revista Triunfo más o menos en el mismo año que el concierto.

                        LP del metapsicólogo español Manuel Rapallo Ronco grabado en Perú

                                     Junta de la presidencia del club de fans de Raphael





                                          Portadas y anuncio de la revista Triunfo en 1970


jueves, 27 de octubre de 2016

París Mutant Metallique en Selfzine




En una época en que cada vez estamos mas rodeados de aniversarios y obituarios, me sumo por una vez a esta dinámica para rememorar con los cuarenta años del punto cero del punk a Metal Urbain la formación parisina cuyos ensayos al límite de lo inaudible fueron canalizados por esa forma de energía sónica como bien puede apreciarse en su primer single Panik en que contaron con la ayuda de Richad Pinhas que posiblemente vió en ellos una actualización de su primera formación Schizo y una buena ilustración para sus ensayos sobre la "metalique repetitive synthesis" con gran influencia de Gilles Deleuze, una impronta que unida a la ultra ciencia ficción marcaría igualmente los primeros días del escritor  Maurice Dantec (fallecido hace escasos meses) con sus grupo État d'urgence y Artefact y que dos décadas después, en el aniversario de la muerte de Deleuze completaría junto a Richard Pinhas en Schizotrope.

Toda esta insurgencia acelerada parisina que incluye un amplio elenco la he ampliado en un texto que podéis encontrar en Selfzine.


                   Foto superior Richard Pinhas. Debajo Maurice Dantec en los días de Artefact

miércoles, 12 de octubre de 2016

Presencias y singularidades del rock alemán en España



Con muy pocos días de diferencia en varios puntos de la geografía nacional se van a poder ver las actuaciones de Michael Rother tocando temas de Neu y Kraftwerk repasando en conciertos monográficos algunos de sus discos más reconocidos, estamos hablando de un salto en el tiempo de más de cuarenta años, una época que el llamado rock alemán tuvo en este país curiosas singularidades tanto en el terreno periodístico como el de la edición discográfica.

Durante 1972 Ediciones Barral publicaría en España el libro del controvertido Rolf-Ulrich Kaiser El mundo de la música pop, primer lugar donde se editaba fuera de Alemania y posiblemente el primer libro de rock editado en este país. Años más tarde en 1978 la revista Vibraciones publica el libro Rock Alemán escrito por Antonio de Miguel, un buen libro de iniciación con un atractivo diseño (puedes consultarlo en Stahlfabrik/Ex-Libris) que había tenido ya un antecedente en la revista con un especial  (Vib's 9) dedicado al tema con una portada de Nazario y firmas como la de Diego A. Manrique, un apasionado de estos grupos como también lo fueron en ese momento las firmas de José Manuel Costa o el malogrado Claudi Montañá, este último incluso en páginas de Fotogramas.

Repasando estos artículos, varios hacían incapié del escaso interés de las discográficas españolas en sacar este material, habría que decir que esto es relativo pues en su momento salvo en Francia hay muchas ausencias en el panorama editorial europeo y el conocimiento pleno de estas formaciones se hacía a través de discos de importación. Esta apatía editorial viene sin embargo contrarrestada con singularidades como las ediciones inmediatas por Movieplay de todos los discos de Neu, incluso fue aquí en único lugar en publicarse en cassette Neu 1 como también el Kraftwerk 2 que lo hizo en este caso con unos años de retraso en este formato antes incluso que el disco. Las recopilaciones tendrían un momento de grandeza y otro de miseria: El disco Kraut Cosmic Hits con su atractiva portada se publicó aquí únicamente fuera de Alemania y el Mama  Rock&The Sons of Rock n' Roll pasará al museo de la censura freudiana al mutilar su portada en la línea epidérmica del Country Life de Roxy Music o el Live 1969 de Velvet Underground. Años antes Embryo sufrió también los embistes censores en su disco Embryo's Rache al prohibirse su tema Espagna sí, Franco no, en este caso fueron sin tapujos y obligaron a titular Espagna sí, así sin más.


                         Ediciones en cassette surgidas únicamente en el mercado español


                        Portada de Nazario para el Vibs 9 de la revista Vibraciones. 1975


                              El rock alemán en diferentes publicaciones nacionales de la época



                                                      Ocurrencias de la censura española