miércoles, 18 de septiembre de 2019

Freak Orlando en el Convent dels Angels





Casi siempre que paso al lado del Convent dels Angels situado junto al MACBA me viene a la memoria el concierto que Coil efectuaron allí en la edición Sonar del año 2000, para un grupo cuyo primer disco se titulaba How to destroy angels hacer un maléfico set discoindustrial en un espacio utilizado años atrás para la advocación religiosa por monjas sería para ellos me imagino apasionante. En las últimas semanas el mismo espacio ha albergado la exhibición del film de Ulrike Ottinger Freak Orlando, unas cortinas satinadas doradas sirven de reclamo para entrar a ver este extraño y grotesco film en este espacio desacralizado, una condición cada vez más numerosa en Europa donde muchas iglesias se han convertido en discotecas, outlets o estandartes del skate como es el caso del Kaos Temple en Asturias.

Estrenado en Berlín en 1981 la película está basada de alguna manera en el Orlando de Virginia Wolf y es parte de la trilogía que sobre esta ciudad efectuó su realizadora proveniente del mundo pictórico y cercana a Wolf Vostell. Estrafalarios personajes enfundados en cuero negro o vestidos de vinilo andando a la deriva en la nocturnidad de parques abandonados y gasómetros e introduciéndose en andurriales habitados por hermafroditas, enanos o cantantes de ópera crucificadas. Todo ello en cinco actos con apenas diálogos, lenguaje no verbal y desincronizaciones de sonido quitando un omnipresente tema de opereta.

Sus intérpretes femeninas no pueden ser más apropiadas Delphine Seiryg vive un devenir contrario a la razón ya albergado de alguna manera en el film de Buñuel La voie lactee y una de las musas del nuevo cine alemán Magdalena Montezuma se mueve perfectamente en el exceso estilístico del film habituada a las mise-en-scène de Rosa von Praunheim o su pareja Werner Schroeter. Ambas actrices protagonizan dos hechos recientes en nuestro país: la exposición  en el Centro Reina Sofía Musas insumisas, Delphine Seiryg y los colectivos de vídeo feminista en Francia en los 70m y 80 y el libro Magdalena Montezuma, musa, máscara y muñeca escrito por Mariel Manrique en la editorial Shangrila. Para infundir al menos curiosidad al potencial seguidor musical de este espacio destacar que sin contar esta la más asidua actriz en las películas de Ulrike Ottinger es Tabea Blumenschein componente durante algún tiempo del grupo berlinés Die Tödliche Doris.













Ulrike Ottinger leyendo Orlando junto a Tabea Blumenschein en el rodaje de MadameX, An Absolute Ruler



viernes, 6 de septiembre de 2019

Wigwam y Kim Fowley, Helsinki 1970






No sé de donde procede mi debilidad por Wigwam, sé que fue a partir de la edición en España de su disco Lucky golden stripes and starpose, uno de sus discos más comerciales alejados de otros de gran prestigio entre los aficionados de rock progresivo del que aún tenía elementos fusionados con un soft rock casi de costa oeste americana. En los tiempos de agitación punk uno se guardaba de exponer estas debilidades pese a verlas compartidas en publicaciones como el NME Book of Modern Music o en la revista norteamericana Eurock.

En los últimos años otro disco de ellos Tombstone Valentine ha vuelto a sonar mucho en casa. Grabado en 1970 cuenta con la producción de Kim Fowley quien en sus peculiares rastreos había escuchado con gran interés a Wigwam con su anterior disco Hard N' Horny; tras contactar con Jim Pembroke uno de los líderes del grupo a los pocos días se presenta en Helsinki con un traje morado intenso y colorista camisa verde. Poco después de su llegada su peculiar carácter hace perder los nervios a algunos miembros de la banda como el guitarrista Nikke Nikano antiguo componente de la radical formación The Sperm, algo chocante teniendo en cuenta la sorprendente decisión de Fowley de incluir en el disco el tema Dance of the Antrhopoids un tema de Erkki Kurenniemi, un verdadero genio de la invención electrónica que ya había grabado dos años antes este tema con mayor duración y diferente título Andropoiden Tanssi en el disco Perspectives 68 Music in Finland. El ambiente de experimentación en la capital finesa ese año es considerable con lanzamientos como el primer disco de los antes mencionados The Sperm o el primer registro del músico electrónico Jukka Ruohomäki quien posteriormente colaboraría como asistente de programación del VCS3 en el disco de Wigwam Being.

La intención de Kim Fowley de explotar el potencial comercial del grupo con toques de experimentación tienen un brillante resultado, en su implicación llega a coescibir un tema con el propio Jim Pembroke, baladas de medio tiempo con reverberación crepuscular, ambientes cercanos a lo que alguno ha llamado nordic americana y también les acompaña en algunas actuaciones con momentos impagables como su intención de levantar el mantel de una mesa frente al escenario cubierta por casi medio centenar de bebidas sin derramarlas, redoble del batería para dar emoción al desafío y resultado final...todo derramado.


                                                                 Erkki Kurennniemi

                                                          Single de Jukka Ruohomäki

                                                                 Primer LP de The Sperm

The day the earth stood still, disco grabado por Kim Fowley en Suecia quien en esos momentos se considera un expatriado con citas de Radio Free America, Kenneth Patchen o Rodney Bingenheimer

                   Kesäkapina película finlandesa de 1970 con música compuesta por Jim Pembroke


                           Wigwam junto a Seija Simola en la televisión finlandesa