lunes, 20 de enero de 2020

Chrome Half Machine Lip Moves , distopías retumbantes



Ahora que uno repasa las listas en diferentes publicaciones de música con lo mejor del año anterior no puedo eludir el apabullante listado que hace cuarenta años se hacía de toda la producción más rompedora del año 1979 que vislumbraba un tránsito de década llena de riesgo y renovación poco después eso sí domesticado, de todos ellos he elegido uno que me impactó enormemente el Half Machine Lip Moves de Chrome. Lo descubrí desde que el promotor de conciertos local Toni Serra me pasara una copia ese mismo año en la tienda de discos Gay&Co, el ver la portada ya me dejó impactado y poco después en un momento que no había mucha gente  decidí pincharlo de ambiente, el sonido que salía de los potentes bafles era vibrante y brutal y apenas pasaron días para transmitir mi entusiasmo por el disco a mis colegas de Xeerox quienes también lo compartieron hasta el punto de que fue sin duda una de nuestras grandes influencias.

A través de una de las primeras entrevistas que Search&Destroy hizo a su líder Damon Edge supe de sus dos discos anteriores precedidos de su estancia en el prestigioso Cal Arts de San Francisco donde estudió con Allan Kaprow, casi paralelamente trabajó para bandas sonoras de películas de serie B de la MGM gracias a la temprana pericia de maniobrar en el garaje de casa con magnetófonos, toda estas prácticas facilitan la destreza con que fueron introducidas en Chrome especialmente en su anterior disco Alien Soundtracks ya con la presencia de la guitarra de Helios Creed. Al igual que ocurriera con The Residents ambos se sumergen más en el estudio como laboratorio que en las actuaciones (apenas una en los legendarios Mabuhay Gardens) y eso que el acid punk de inspiración psicodélica que emerge de sus temas podía tener un gran reccorido en vivo como ya estaban ejerciendo algunas bandas afines de avant garage como Pere Ubu. También es de destacar sus trabajos gráficos tanto de los discos como de su promoción con una imaginería en que colisionan los mundos de Soldiers of Fortune con Vogue, visionaria imaginería mutante de modernidad y control que anticipa el cyberpunk de principios de la siguiente década con títulos como Burning Chrome de William Gibson.

La siguiente entrevista con Damon Edge la leí al cabo de dos décadas, si antes era un cambio de década, ahora lo es de milenio, si antes era un fanzine ahora es un críptico espacio de internet con Nez Zendik como entrevistador, más detalles de lo ya sabido y una revelación extraordinaria de que el origen de formar una banda radica en un viaje que hizo el propio Edge (entonces Thomas Wisse) de España a Marruecos, concretamente desde Madrid donde le esperaba un amigo, allí decide comprar una Bultaco Dirt Scrambler e irse a Fez desde donde realizó varias travesías. Al volver a España ahora en Valencia y escuchar toda la música árabe que había traído le marca los ritmos en su cabeza transformándolos en drones atonales que bien podían instaurarse en la creación de un grupo. Damon Edge moriría durante 1995 en Redondo Beach, el mismo año en que se realizó esta entrevista tras regresar del periplo parisino junto a la cantante Fabienne Shine que bien vale una entrada para otra ocasión.





    Contraportada del 12" Read Only Memory publicado también en 1979 en su sello Siren Records





                      Diferentes trabajos gráficos de Chrome, el ultimo perteneciente al MoMA

                                                         Damon Edge, foto Ruby Ray


        Futurismo artístico en el San Francisco de los primeros 70 en el Cal Arts y Art Farm






3 comentarios:

  1. A algunos Chrome nos ayudaba a conformar un entorno sonoro que acompañaba tiempos inestables y movedizos, tiempos de tránsito y construcción (79-82), y nos facilitaba la comprensión de las distopías que se avecinaban.

    ResponderEliminar
  2. ....Noches de domingo sobre alguno de los antiguos puentes que cruzaban la Meridiana y «Isolation» de Red Exposure......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Añado a tu evocación Static Gravity, sirva también la Meridiana longitudinal y áspera, punto de entrada a la ciudad (o de fuga).

      Eliminar