miércoles, 26 de febrero de 2020

Hollywood Dark Ambient




Todos los que de alguna manera hacemos música electrónica o experimental al mostrarla a un público no familiarizado con este tipo de géneros hemos oído en muchas ocasiones que les parecía ideal para una película de misterio o de terror cuando no de extraterrestres, es una apreciación tan válida como cualquier otra en tanto que por ejemplo en un sector mucho más ilustrado como es la critica musical en los últimos años se califican muchos de estos trabajos como ideales para una película imaginaria. La inclusión de este tipo de música ha sido evidentemente más frecuente en el cine experimental que en el comercial algo que sin embargo ha empezado a cambiar estos último años donde diferentes directores cinematográficos han considerado la creación de las bandas sonoras o diseño de sonido de una manera más innovadora, implicándose con el propio músico para que las bandas sonoras no sean solo un relleno de postproducción, esta corriente marca contenidos aun dentro del terreno mas comercial de un cine más moderno.

Un primer síntoma de esto lo encontramos en 1989, los premios AACTA otorgados por la Australian Film Industry otorgan el premio a la mejor banda sonora a Graeme Revell por su trabajo en Calma Total apenas dos años después que gran parte de esta ya apareciera en su disco In Fragante Delicto como SPK editada por el sello industrial Side Effects dirigido por entonces por Brian Williams de Lustmord quien colaboró en el diseño sonoro. Es de destacar que justo dos años antes Paul Schutze miembro de otro grupo industrial australiano como era Laughing Hands obtuvo el mismo galardón por la película The Tale of Ruby Rose. El estrecho contacto del cine australiano con Hollywood facilitó el traslado de Graeme Revell y Brian Williams uno de los primeros músicos en que se le calificó el término de dark ambient, lo cual no le impedía tomarse una cerveza con Angelina Jollie o un coctel con Burt Bacharach, el glamour californiano conviviendo con la central eléctrica abandonada.

Toda esta audacia de producciones cinematográficas con bandas sonoras de oscuras atmósferas tiene en Jóhann Jóhannson un elemento fundamental a través de sus trabajos con el director Dennis Villenueve (Prisioners, Sicarios, Arrival). Teniendo formación como pianista, sus composiciones tanto albergan la utilización de orquesta con toques de música espectral, como la utilización de crear sonidos ya sea por medios analógicos, electrónicos o digitales, resonancias majestuosas y texturas subsónicas de una belleza inquietante que le vincula a su Islandia natal lugar también de nacimiento de Hildur Guönadóttir colaboradora de él y con parecidos planteamientos, esta vez tomando como instrumento de origen el violonchelo del que obtiene muestras alteradas y deformadas buscando siempre un enfoque equilibrado entre lo lúdico y experimental como muestra  recientemente Joker galardonada con el Óscar, trabajo que simultaneó con la serie Chernobyl donde también añadió grabaciones de campo en una central eléctrica abandonada ayudada por Chris Watson con quien ya había colaborado años antes así como en la segunda reencarnación de Throbbing Gristle.

No siempre la relación de estos músicos con los directores ha sido tan fluida como por ejemplo ocurrió con la banda sonora original que Coil hicieron para la película Hellraiser rechazada a última hora por no ser suficientemente sinfónica, en parecidas circunstancias se encontró Jóhann Jóhansson mientras componía los temas de Blade Runner 2049 apartados del montaje final del film ante su rechazo de no seguir un estilo más Vangelis responsable de la versión orinal de la película. Otro remake de un clásico de la ciencia ficción como es Solaris contó con la autoría sonora de Cliff Martinez, músico proveniente de la escena punk californiana. La industria cinematográfica norteamericana no tenía reparos en acudir a estos músicos después de que Trent Reznor alterase su experiencia en Nine Inch Nails al celuloide siendo incluso oscarizado por La Red Social. En este listado resumido al menos mencionar músicos con orígenes en la música contemporánea o minimalista como Max Richter, Mica Levi el propio Javier Naverrete que vive en Los Angeles y no me extrañaría en poco tiempo la presencia de la portuguesa Andreia Pinto Correia después de haber visto el otro día la extraordinaria Extinçao dirigida por Salomé Lamas.





Recreación sonora del film Stalker a cargo de Robert Rich y Brian Lustmord ambos colaboradores de Graeme Revell y todos ellos apasionados de Andréi Tarkovski.

                                                 Jóhann Jóhansson y Hildur Guönadóttir

Jóhann Jóhansson el el Auditori de Barcelona en febrero 2018, su última aparición pública diez días antes de su repentino fallecimiento en Berlín (fotografía de el Periódico).

                                               Max Richter en un concierto en Los Angeles

            Mica Levi en estudio y debajo una muestra de su banda sonora para Under the Skin







Brian Lustmord, extracto de la banda sonora First Reformed dirigida por Paul Schrader



Banda sonora de la serie Chernobyl compuesta por Hildur Guönadóttir

No hay comentarios:

Publicar un comentario