miércoles, 30 de septiembre de 2015

La Düsseldorf, future is coming



Siempre que acudo a un concierto por primera vez de alguien que te ha marcado muchísimo en los años de formación musical y que ahora apenas edita material nuevo consideras el riesgo de que el mito te se venga abajo,  si el grupo o solista opta por un repertorio seguro basado en sus mejores discos esto parece contentar de gran manera a sus seguidores, ejemplos de esto lo hemos tenido en muchísimos retornos recientes y el concierto de Michael Rother dentro del Festival de la Merçe es un claro ejemplo. Por otro lado es paradójico que Rother esté haciendo más conciertos ahora que en la época de plena actividad de Neu, cuyos discos fueron bastante ignorados en su propio país algo que llevó a su otro miembro Klaus Dinger a buscar posibles bolos en Inglaterra sin resultados.

Del buen hacer del genio de Michael Rother con su guitarra poco más se puede añadir, sí remarcar la suerte de haber tenido a su lado  un lujo de baterías como Klaus Dinger en Neu, Jaki Liebezeit en sus discos en solitario o Hans Lampe con quien coincidió en la cara B de Neu 75 y que ahora recupera para conciertos como el del otro día, su presencia me hizo rememorar durante y después del concierto su etapa estelar de La Düsseldorf, la habitual escucha de su primer disco con su singular portada en la edición española de Telefunken. Una arrebatadora formación ya esbozada con la ayuda de Conny Plank en la cara b del Neu 75 antes citada, a la que Dinger le dió forma con toques sutiles de arte, moda y publicidad, algo muy representativo en el Düsseldorf de mitad de los setenta, una amalgama de Fassbinder y Beuys en cuya Kunstakademie encontramos colaboradores como Achim Duchow autor del logo del grupo, un decadentismo surgido a las orillas del Rhin que ruge en las noches del Creamcheese Club.




                                            La Düsseldorf metropolitana y artística de 1975


Imágenes de Achim Duchow, colaborador del grupo, la segunda pertenece a una tienda japonesa de discos en 1980, prototipo de las posteriores que en ese país recuperaron todo el legado del grupo



Las huellas del sonido Neu y La Düsseldorf son abundantes, una de las menos concocidas es este tema del dúo italiano Chrisma extraído de su primer disco Chineese Resturant editado en 1977

  
Hace mucho tiempo un amigo me juró haber visto una película de kárate con música de La Düsseldorf, no he podido encontrarla pero sí he descubierto esta con un tema del Neu 2 y otras de ese mismo género con extractos del Autobahn de Kraftwerk o Tangerine Dream, asombroso.

6 comentarios:

  1. Excelente aportación, amigo Javier !!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, aprovecho para darte las gracias de haber incluído en Wet Dreams el material inédito de la primera Human League

      Eliminar
  2. Es gratificante recordar a los LA Düsseldorf. Representaban una concepto de "europeidad" que hoy parece ya muy distante......y oye si......"El luchador manco 2". La ví en su época en el antiguo cine Ducal del Camp de l'Arpa....Saludos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por confirmarme lo de la película, a veces uno piensa que la memoria te transgiversa recuerdos. Efectivamente esa "europeidad" que se encontraba en la escena de Dússeldorf de los setenta y los primeros ochenta está hoy muy difuminada por no decir desaparecida.

      Eliminar
  3. una noche para recordar, buscando los colegas de la época grandes recuerdos ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer encontrarte por aquí Lucas, saludos.

      Eliminar