viernes, 27 de mayo de 2016

Gregorio Iglesias Mayo pintando la memoria de Peenemünde



Siempre que leo algo sobre Thomas Pynchon me viene irremediablemente los pasajes que ambientan en su libro Rainbow's Gravity el dasarrollo de las  bombas volantes V-2 en Peenemünde por los alemanes a orillas del Báltico bajo la dirección de Wernher Von Braun, un momento crucial del siglo XX que enlaza Peenemünde con Cabo Cañaveral pasando por Los Álamos y que ha hecho en nuestros días a este enclave un paradójico museo.

En este espacio el pasado verano el artista leridano Gregorio Iglesias Mayo fué invitado a efectuar una obra basada en el lugar que vino precedida por la exposición La Condition Humaine en el museo que el coleccionista Till Richter, seguidor acérrimo del pintor, posee a poca distancia. El resultado una enorme tela de más de 40 metros colocada por encima de los raíles en las que impresionó todos los elementos que tenía alrededor, restos metálicos y de madera expuestos a la alteración por el contacto con la lluvia. Como bien decía Iglesias Mayo en una entrevista, "en Peenemünde se respira una historia ambivalente, entre la vergüenza y el orgullo".


Gregorio Iglesias Mayo fotografiado  en un ambiente similar a sus bibliotecas de la serie Espacios Interiores (Foto Xavier Minguella, autor también de la que encabeza la entrada)



                   
                       A continuación otras obras del artista, las dos primeras de la serie Metro






2 comentarios: