martes, 9 de agosto de 2016

Óscar Domínguez - Retrato de Roma, el piano como objeto surrealista


                     Retrato de Roma y Óscar Domínguez junto a Roma Damska, Tenerife 1933

El origen de este cuadro de Óscar Domínguez lo encontramos en una visita que hizo en 1933 a su casa familiar de Tenerife junto a su amante la pianista polaca Roma Damska, mientras preparaba una exposición en el Círculo de Bellas Artes que sería la base de la que al siguiente año realizaría en París y que le haría recalar en el círculo surrealista alrededor de André Breton. Muchos han querido ver la influencia del cuadro Ilusión parcial, seis apariciones de Lenin sobre un piano de Salvador Dalí, aunque lo cierto es que el piano es un considerable objeto en el imaginario surrealista y el propio Domínguez pintaría en ese mismo año y el siguiente tres obras más como protagonista.

Retrato de Roma viviría recientemente las vicisitudes del mundo de las subastas de Christie's al igual que Máquina de coser electro sexual realizado en 1934, año en que se puede ver sería fundamental en su trayectoria pues de él data la portada para el libro de Eduardo Westerdahl sobre Willi Baumeister que constituye su primera decalcamonía, técnica fundamental del onirismo paisaje surrelista al cual se le debe su invención.



                                                   El piano en la obra de Óscar Domínguez

                                                     Máquina de coser electro sexual

                               Decalcamonía para la portada del libro de Eduardo Westerdahl


No hay comentarios:

Publicar un comentario