domingo, 4 de abril de 2021

Francisco López y la zona abisal ultrasónica


Es innegable el valor de recopilación y archivo que Francisco López ha ejercido en su ya más de cuarenta años de prolífica trayectoria como prueba la cesión de todo este material a la Fonoteca de música experimental y arte sonoro de Murcia SONM, aún y así cuando vi por primera vez el impresionante listado de más de ochocientos creadores sonoros que había recopilado y contactado para estar representados en la exposición Audiosfera en el Centro Reina Sofía no pude menos que acordarme del no menos sorprendente elenco que había reunido con su perseverancia años antes para su Absolute Noise Ensembre y si aún nos retrotraemos más en el tiempo (1993) habría que señalar el disco Azoic Zone como claro exponente de la colaboración de López con varios músicos, especialmente norteamericanos, muchos de los cuales habían estado en contacto a través de los circuitos de la cassette home music network, una red de un ámbito geográfico enorme mucho mayor que las del circuito de rock o música contemporánea por solo citar dos de sus márgenes y que ha contado con representantes muchos de los cuales también con largas trayectorias y que haciendo un simulacro con los ambientes profundos del mundo abisal de Azoic Zone han promovido unas sombrías sonoridades, ruidistas o al borde del silencio apenas captadas por los sismógrafos de los media.

Azoic Zone, subtitulado A soundscape journey to the life and environment of abyssal organisms es probablemente uno de los trabajos más representativos de Francisco López, publicado en 1993 por Geometrik constituye su primer lanzamiento en formato de compact. La alta resolución del mundo digital ofrecía un nuevo umbral para que el oyente aprecie el gran espectro de frecuencias de alto y bajo rango, una transición analógico-digital que el autor reconocía con la esperanza de que no significara un cambio negativo al fluído intercambio de material que toda esta escena había mantenido fundamentalmente en la época anterior a través de la cassette y que cuenta en este cd con una sustancial representación: David Myers, Illusion of Safety, John Hudak, Minóy, Zan Hoffman, Scot Konzelmann, Richard Franecki, Michael Gendreau, Steve Peters, John Wiggins, varios de ellos aparecerán de nuevo en sucesivos trabajos compartidos hasta llegar por ejemplo el año pasado un disco con David Myers (Arcane Device). Todos estos invitados mandaron a López diferentes materiales sonoros que luego fueron ensamblados por él creando el ambiente que nos propone el disco de sumergirnos en lo más profundo de los fondos marinos hasta llegar a la zona haudal, fluidos viscosos ante una auténtica ausencia de luz, ambientes sombríos y estáticos sacudidos por microseísmos que sin embargo también ofrecen en la escucha reposados momentos de recogimiento que contrastan con los habituales registros marinos como las grabaciones de los delfines bajo el agua o el disco del canto de las ballenas del también biólogo Roger Payne, uno de los discos de música ambiental más vendidos en la historia.

Me parece significativo señalar que en el mismo año que se editó Azoic Zone aparecieron otros dos destacados discos del mismo ámbito de Francisco López que el periodista Tobias Fischer calificó como "espacio de interioridad radical", estos eran Aquifers del antiguo miembro de Morphogenesis Michael Prime y Un Peu De Neige Salie de Bernhard Günter quien animado por el propio López crearía poco después el sello Trente Oiseaux donde el músico madrileño grabaría poco después Warszawa Restaurant otro de sus títulos más destacados. Es un momento clave en el advenimiento de nuevos sellos con la inflexión del cd como formato, se amplía el margen del larga duración acogiendo muchos trabajos de neominimalismo y también de textura tímbrica que origina una novedosa recombinación del mal funcionamiento digital que marcaría uno de los sellos de entidad del sello austriaco Mego, grandes seguidores de Francisco López con quien contarían en una futura edición. En definitiva un estimulante momento de creación, impredecible y con muchas ramificaciones, música que se desentiende de la narración tonal, Gilles Deleuze que sirvió de faro para bautizar el nombre de alguno de estos sellos (Sub Rosa y Mille Plateaux) en su ensayo de 1993 Crítica y Clínica nos escribe: "existen sonoridades que se elevan por encima de las palabras".

Zan Francisco, elproyecto conjunto de Francisco López y Zan Hoffman en una edición de su concierto en Alcalá de Henares en 1993.

Colaboración junto a Michael Gendreau con grabaciones de distintos tipos de maquinaria. Sonoris, 2006

Arcane Device&Francisco López - Circadian Polymers. Two Headed Snake 2020

                                             Michael Prime Aquifers. RRRecords 1993

                                     Bernhard Günther Un Peu de Neige Salie. Selektion 1993

Francisco López. Artículo sobre la recopilación Audioscape en Música y Tecnología. 1993


domingo, 21 de marzo de 2021

Michael Powell composed films


No hace mucho en una tarde de sábado al encender el televisor me quedé sorprendido de ver una impactante escena de unas danzas con reminiscencia tradicional española marcada por un colorismo muy intenso y particular, me preguntaba si tratándose del horario y canal donde se emite Cine de Barrio que no fuera la singular película Diferente, pero las escenas posteriores con el bailarín Antonio y los protagonistas viajando por España me llevan a un final en que descubro que se trata de Luna de Miel (Honeymoon) la película hispano-británica que Michael Powell rodó en nuestro país en 1959 con guion de Luis Escobar que servía para el lucimiento del bailarín Antonio junto a Ludmilla Tchérina que ya había pasado por aquí para rodar otra singular película como era Parsifal. Cuesta de creer que Powell tras este film, que en sus momentos más triviales parece un documental turístico, rodara justo a continucación la audaz Peeping Tom (El fotógrafo del pánico).

Sin duda en la filmografía de Michael Powell junto a su guionista Emeric Pressburger encontramos algunos de los títulos más destacados del cine británico poco antes de que este se proyectara al exterior con el llamado free cinema, sin embargo a diferencia de este sus películas contaban con el uso del color como uno de sus elementos más destacables, un technicolor de un poderoso encantamiento cercano al surrealismo, alternando lo romántico junto a lo pagano, de hecho varias veces citó a Luis Buñuel como su director más admirado. Otro elemento fundamental será el musical marcado sobre todo en dos de sus títulos más destacables Las Zapatillas Rojas y Los Cuentos de Hoffmann, ambas podían rivalizar con el musical americano aunque su gestación era mucho más atrevida y ambiciosa con el concepto de lo que él denominó "Composed film" que se basaba en la idea de crear primero la banda sonora y luego las imágenes, esto no solo ocurrió en los títulos antes citados sino también en Black Narcissus donde jugó con un montaje con grandes paralelismos a la composición musical a base de crecendos y clímax de tensión erótica y envolvente exótica. En el recomendable libro que Llorenç Esteve escribió sobre el director nos amplía más detalladamente este concepto:

"Powell no llegó al musical por una atracción hacia el género ya consolidado, sino por una búsqueda más personal basada en la intención de expresar sus inquietudes como artista (la creación, la compatibilidad arte/vida, la identidad) y la más puramente formal de culminar la búsqueda de un lenguaje basado en la jerarquía del movimiento. Powell construía su lenguaje a través de un ritmo interno, con una musicalidad inherente a la importancia del montaje y a un uso dinámico de la cámara; además siempre utilizaba una estructura en ascenso con una tendencia acusada por el clímax. Luego lo aplicó a la idea del "composed film", en que la banda sonora era realizada antes de la propia filmación con la finalidad de marcar el ritmo dramático".

Hace pocos años Lindsay Kemp estrenaba en España una nueva versión de Los Cuentos de Hoffmann en que rendía un homenaje a la película que le dejó una enorme huella cuando su madre le llevó a verla con once años. Un reconocimiento extensible otorgado por otros insignes británicos como Derek Jarman por ejemplo en The Tempest tras el impacto que le causó la retrospectiva de Powell en el National Film Archive en 1977 o también en J.G. Ballard qué en un artículo en The Guardian narraba como se saltaba las clases de disección de cadáveres para asistir al estreno de sus películas en las suntuosas salas de la época.





                                                Fotogramas de Black Narcissus  (1946)






                                Fotogramas de The Red Shoes (Las Zapatillas Rojas)- 1948





                 Fotogramas de Los Cuentos de Hoffmann (The Tales of Hoffmann) (1951)

                                                                 Michael Powell


martes, 9 de marzo de 2021

40 años de Radio PICA



                                              

Hace pocos días me apuntaba Josep María Soler que justo hoy 9 de marzo se cumplen 40 años de la primera emisión de Radio PICA, debería acordarme puesto que también en ese mismo año se emitió el primer programa de mi espacio Los Silencios de la Radio que él empezó a sintonizar cuando tenía catorce años y que curiosamente se emitía en un horario (los jueves a las 10 de la noche) que ha coincidido con el que tiene su programa actual Baja Frecuencia. Sin embargo los primeros días de funcionamiento de la emisora estaban regidos por una franja horaria entre la medianoche y las seis de la madrugada, una hábil maniobra de discreción para pasar inadvertida a posibles controles administrativos pero que a la vez coincidía con momentos de recogimiento de colectivos de artistas del mundo de la música, cómic, teatro o literatura que rápidamente acogieron y difundieron la radio y participar incluso en la realización de programas. Se cumplía así uno de los primeros objetivos de su fundador Salvador Picarol tras una estancia en Italia que era el de crear un medio de coordinación artística al margen de la oficialidad en un momento de gran ebullición al respecto como demuestra que ese mismo año (1981) se creara Radio Nova en París, poco después Radio Panik en Bruselas, Onda Verde en Madrid y Radio Klara en Valencia. Todas ellas siguen emitiendo hoy en día.

Como bien ha dicho Salvador en varias entrevistas, los primeros años de Radio PICA funcionaban con una manera exitosa de filosofía "háztelo tu mismo" hecha por una confederación de individualidades que demostró ser más eficaz con el tiempo que el asambleismo que ocupaban otros medios afines. La radio pese a su funcionamiento autogestionado apostó por un tono mayoritariamente apartidista sin eludir la disidencia y contestación social como prueba la cantidad de programas de punk reivindicativo que había al igual que en otras radios libres que sin embargo carecían del sorprendente número de programas de música experimental y electrónica que bajo diferentes fórmulas emitía Radio PICA y que le hacen ganar numerosos oyentes que valoran esta ventana a nuevas músicas que además se acoplan muy bien al medio radiofónico, así lo avalan la multitud de cartas que se reciben en el apartado de la emisora o de los respectivos programas como las increíbles llamadas al contestador automático provenientes ya no solo de gente de Barcelona sino de comarcas limítrofes como el Baix Llobregat y el Maresme. Todo ello merece la atención de medios escritos como El Diario de Barcelona, El País o más tarde Ajoblanco y televisivos como Televisión Española (La Edad de Oro) o TV3 (Estoc de Pop). Sin embargo toda esta efervescencia se trunca cuando en 1987 la Generalitat decide requisar los equipos de emisión y cerrar la emisora, la unidad que lo ejecuta es la misma que vigila los juegos ilegales, alucinante. Los actos de resistencia pacífica de Salvador en la Plaça Sant Jaume son secundados por cantidad de pintadas que aparecen en la ciudad y por adhesiones de gente tan diversa como Joan Brossa, Metrònom, Orio Regás y Otto Zutz Club, algo que les da igual a los mandatarios del Palau cuyos ideales musicales estaban depositados en el incipiente rock catalán y en la cadena FlaixFM de Mikimoto.  

En 1991 se reanudan de nuevo las emisiones manteniendo una situación de alegalidad y silencio administrativo que se ha mantenido hasta nuestros días con sobresaltos como desmantelar antenas por parte de la Generalitat y reclamaciones como la del Ministerio del Interior de una multa de 120.000 euros, absurda e inasumible por un medio autogestionado que jamás ha recibido ningún tipo de subvención. En estas circunstancias es milagroso sus cuarenta años de existencia. La magia del dial hertziano y las leyendas de emisión desde un barco han pasado a una radio on line que también tiene sus ventajas a través de la comodidad que supone los podcast. De no ser por el contratiempo pandémico a buen seguro se hubieran celebrado estos cuarenta años como en su momento se hicieron en sucesivos aniversarios como Transfromadors, Sala 666, KGB, cine Princesa, cotxeres de Sants o el Zeleste de Poble Nou, siempre con asistencia multitudinaria. También en el 25 aniversario se editó el libro de Félix Vilagrasa titulado Una història de Ràdio PICA, 25 anys a contrapèl, antes lo había hecho Això és Ràdio PICA de Josep Roca cuyo prólogo empieza con una presentación mía en Los Silencios de la Radio del tema  What Use? de Tuxedomoon y en sus páginas finales un impagable listado de todos los programas que hasta entonces se habían emitido. Me podría extender mucho más, lamento no ocuparme de la programación actual que sigue el alto nivel musical con programas como el antes mencionado Baja Fecuencia y Ones de Crom. Cuarenta años de radio que darían para miles de historias vividas  tanto por Salvador Picarol como por la invisibilidad formada por emisor y receptor que daba lugar a todo tipo de ensoñaciones. 

Lista de programas de los primeros 25 años de Radio PICA recopilados en el libro Això es Ràdio PICA:  

Adrenalina / Al Abordaje /Amnèsia Musical / Ànimes Perdudes / Atac de Core / Audiciones Futuristas / Autopista del Anochecer / Bailando con Lobas / Barcelonart / Barrio Negro / Beatlemanía / Blackcelona /Blitz Krieg / Bootleg X / Botas y Tirantes /  Brasil en blanco y negro / Caldo de Cultivo / Caldo de Pollo / Caprichos Matinales / Classificat X /  Club Piper / Comentarios Gráficos / Cortejo Fúnebre / Delikatessen / Descansar, Escoltar, Imaginar / Discordia Concors / Donant la Nota / Ekos de la Cripta /El Ermitaño de la Ciudad / El Guiri se acerca / El Hombre del Armario / El Kaos / El Punto G / El Redoble Fatal / Els morts de la CNN / Escucha y no huyas / Escuela de Sirenas / Esto no es Mongo Pop / Eva, el Vampiro y la Pantera / Fun Things Generador de Ondas / Imágenes / Històries-Histeries / Informe Semanal / Kinder-Hein / L'Abocador Còsmic / La Illa del Tresor /  La Calaixera / La Espuma de los Días / La Fullaraca / La Hora del Blues /La Nave de los Locos / La Nit Màgica / La Noche de los Zombies / La Oreja Abierta / La Rossa / La Sombra del Reptil / Las Pesadillas de Fede / Los Hijos de la Furia / Los Silencios de la Radio / Mars Needs Guitars / Màximum Clatellot / Merry Melodies / Metal Age / Mira Tio / Mister Rocanrol / Modelo Palace / Momentos Tráshicos / Monos Gráficos / Mons i Sons /Monstruo sin Cola / Moonlight&Muzak / Muu Buueno /Nacidos para Dominar /Necrópolis, el delirio del Angel Caído / Nova Express / No hay cura para el blues del verano / Ones kingstonianes / Óscar Abril Ascaso + Sedcontra / Pashupatinath / Pensar con las rodillas / Perfect Noise / PicaDisc / Planeta Prohibido / Plañido Solitario / Playa, verano, horteras y gazpacho /  P.O. Box / Popnografía / Positivity / Punkytudes Magnéticas / Quina Pajarraca / Resistència del 77 /Sancho de Ávila / Silencio por favor / Sound System / Stonesmania / Sueños de Ácido Eléctrico / Sueños de Piedra / Sueños Muertos / Tensió-Relax / Teta Veleta / Un vinil a Cedelàndia / UMYU / Vagina Dentata Organ / Vaticano II / Virusmania / Vis a Vis / We don't care  We don´t drive no Cadillac / Wild Horse /  Yo fui un cirujano cerebral quinceañero

             


                                 


      
                                                                                              
                                               


                                                  Aniversarios y fiestas de Radio PICA



                                    Artículo de Victor Nubla en Ajoblanco, Diciembre 1992


Inicios de Radio PICA, otoño de 1981. Fotografías de Jesus Atienza.
Vídeo montaje de Xavi Cot para el Festival Cuc Sonat 09. Fuente: LWSN


domingo, 21 de febrero de 2021

Cartas de ajuste



Cuesta de creer para los que no lo vivieron, pero en este país cuando solo existían los dos canales nacionales de emisión, estos dejaban de emitir a medianoche, en ese momento aparecían algunas de las hipnóticas locutoras de continuidad como la inolvidable Pilar Cañada y con voz pausada te deseaban un feliz descanso y anunciaban que las emisiones se reanudarían al día siguiente a las dos de la tarde precedidas por la carta de ajuste. Antes del cierre durante un tiempo se emitió Cuando el alma se serena un programa con selección de textos literarios y a continuación vision de nieve catódica y ruido plano. Este intervalo nocturno sin emisiones dio lugar a leyendas de gente que aseguraba haber visto imágenes de procedencia desconocida o que acercaba imanes al receptor para incidir en el rayo catódico y producir imágenes electrónicas al más puro estilo de Nam June Paik.

Las cartas de ajuste eran cubiertas con grabaciones de música que previamente se anunciaban en revistas especializadas como Teleprograma, básicamente era música clásica, ligera y a mitad de los setenta hubieron incursiones en el rock. Su utilidad principal era como guía de ajuste, control de niveles de luminancia en el fondo de la imágen, amplitud de crominancia, corrección gamma y visualización de distorsión de baja frecuencia, un mundo de perversidad electrónica que cautivaba adictos como Adi Newton de ClockDVA con su proyecto paralelo T.A.G.C. o Genesis P -Orridge que creó Psychic TV más como un proyecto de video o televisión pensando que este medio no había que ignorarlo, sino potenciarlo creando un canal propio con la impactante carta de ajuste que puede verse a continuación y que servía de presentación. 







                                                The Normal T.V.O.D,

jueves, 11 de febrero de 2021

El encuentro biomecánico de Debbie Harry y H.R. Giger

Para los que no lo sepan, decir que me gusta mucho Blondie, sus cuatro primeros discos me parecen fantásticos y su escucha provocaba un contagioso entusiasmo no exento de momentos con mucha más inquietud, como muestra su inolvidable concierto en el Canet Rock de 1978 con la punzante guitarra de Chris Stein y una Debbie Harry que alternaba sacudidas de movimiento y la más absoluta inmovilidad. Toda esta derivada es difícil de llevar en un grupo cuando empiezas a vender millones de discos en todo el mundo y es en este contexto cuando ellos dos conocen a H.R. Giger en la inaguración de una exposición suya en la Hansen Gallery de New York poco después de haber recibido un Óscar por su contribución en el film Alien que guardaba en el frigorífico de la habitación del Hotel Chelsea donde se hospedaba. Allí le muestran el entusiamo que sienten por su obra y con la idea previa de hacer un giro en su trayectoria  le proponen una posible colaboración que se concretaría mucho más cuando al día siguiente el artista suizo visita el loft de ellos quedando sorprendido de su ambiente un tanto siniestro en que alternan muñecas vodoo o cuadros de Vali Myers o Rosaleen Norton, un ambiente a lo que no es ajeno el propietario del inmueble el pintor Benton Quin quien compartía con un Stein casi gótico su apego a Lovecraft o Weird Tales. Este ambiente de creatividad y extravagancia había calado notablemente en Gary Valentine bajista del grupo en sus primeros años y fue ampliado de manera mucho más seria en sus libros sobre ocultismo con su verdadero nombre Gary Lachman.

Los planes del encuentro empiezan a desarrolarse cuando Debbie Harry y Chris Stein viajan a la casa de Giger en Zurich con la decisión tomada de que sea el responsable de todas las imágenes y promoción del primer disco de ella en solitario que finalmente saldría con el nombre de KooKoo. Lo primero que hace es transformarla de rubia a morena, su característica traza de biomecanoides los aplica con un aerógrafo sobre un body pintado y varias estructuras decorativas de híbridos ogánicos que se pueden apreciar en las diferentes fotografías que se tomaron en el proceso e incluso en el video dirigido por el propio Giger. Para la portada decidió atravesar la cara de ella con unas enormes agujas, una impactante imagen que cuando se plasmó en posters promocionales provocó que las autoridades del metro londinense las retirara de sus andenes. 

Sin embargo todo este ambiente macabro apenas se transmite en la música que contiene el álbum que contaba con la producción de Bernard Edwards y Nile Rodgers de Chic y con colaboraciones inesperadas como Spud&Pud, seudónimos de los Devo Gerard Casale y Mark Mothersbaugh. Pese a que con la portada Giger quería acercarse un poco a la imaginería punk ya entonces en decadencia, él estaba más intersado en sonoridades más cercanas al mundo del jazz o el rock progresivo como puede ser la anterior cubierta que había hecho para el grupo Magma tres años antes.

Todo este episodio tiene un papel destacado en la biografía de Debbie Harry Face It donde escribe con ahínco el conflicto de creatividad con los medios de comunicación y las discográficas que veían en su caso con inquietud estos giros en su carrera y una cada vez más asentada rumorología de la dependencia que las drogas estaban empezando a tener en ellos, algo que confirma en unas líneas del libro donde le dice a Giger las ganas de consumir heroína a las que este le corresponde llevándole una bolsa negra de opio. Siguiendo con el libro uno no puede más que sorprenderse que en ese ambiente casi clínico que pasaron en la casa suiza de Giger aprovecharan la estancia en ese pais para ir la Clinic La Prairie para hacerse una "frischzellentherapie", inyecciones con células embrionarias de oveja negra.







                             Un rincón de la casa de H.R. Giger fotografiada por Chris Stein

Jello Biafra flanqueado por Chris Stein y H.R. Giger quien se encargaría de la portada del disco de Dead Kennedys Frankenchrist

                                                                   Benton Quin

                                                                      


Portadas de H.R. Giger: Arriba. Walpurgis (1969) del grupo suizo The Shiver. Debajo, Attahk (1978) de los franceses Magma