miércoles, 13 de octubre de 2021

LAFMS, la forma más baja de música en Tesla FM


Maniquís destartalados, letreros abandonados, restos de negocios arruinados, este el entorno en que se desarrolla en 1976 el primer concierto de LAFMS (Los Angeles Free Music Society) con los grupos Le Forte Four, Ace&Deuce y Doo Dooettes en un edificio de Pasadena donde también tiene su estudio Paul McCarthy uno de los artistas norteamericanos más transgresores cuya perversidad kitch le lleva incluso a colaborar con ellos. Justo al lado del edificio la tienda de discos Poo Bah donde trabaja Tom Recchion, quien les introduce en los márgenes del rock transcurridos entre el Trout Mask Replica de Captain Beefheart y el Meet the Residents, las colisiones de psicodelia y música contemporánea o la experimentación con tape loops, todo un influjo que se deja notar en sus primeras grabaciones, pero también en el detritus de los discos abandonados que hay en la tienda que harán con su manipulación que los sonidos familiares se conviertan en enigmáticos. Con el nombre académico que se han puesto para acudir a un concurso de música electrónica en Noruega actúan en los museos más importantes del sur de California, pero como dice con sorna Joe Potts uno de sus componentes, siempre fuera. Su rebelión contra las galerías y las grandes discográficas les lleva a estrategias paralelas del emergente punk que surgía en la zona, algo semejante ocurrió con otras formaciones experimentales como Rhythm&Noise y Negativland. Su relación con instituciones más artísticas se centraron en Chip Chapmann como asistente a las clases de Morton Subotnick en el Cal Arts donde también asistía Carl Stone, sin duda el centro fue un gran catalizador de creación y en sus pasillos se podía encontrar a Mike Kelley quien en Míchigan había formado Destroy all Monsters cuyas primeras grabaciones guardan bastantes paralelismos con los californianos. 

La carrera y sobre todo ramificaciones de LAFMS son extensísimas, algunas de sus formaciones como Human Hands y B People alcanzaron más difusión ya entrados los ochenta e incluso Dennis Duck originó el nombre de The Dream Syndicate tocando con ellos la batería. Otro de sus grupos estandartes como es Smegma ha contado también como cantante ocasional al escritor y crítico musical Richard Meltzer en unos tiempos más recientes en que la comunidad tiene continuos reconocimientos a través de exposiciones o de reediciones de sus discos, algo a lo que no es ajeno la aparición de todo su trabajo en los primeros años de internet sobre todo a través de blogs tipo Mutant Sounds. Antes de esto, en la frontera de los setenta con los ochenta, para mí su existencia era brumosa como una continuación del hermetismo de The Residents o Chrome, sus nombres me aparecían en tiendas especializadas que se anunciaban en la revista Eurock o en la lista del primer disco de Nurse with Wound. La polémica acción Blind Date de John Duncan la leía en la revista Wet, pero para nada le relacionaba con LAFMS ni tampoco una grabación en cassette que me hizo Mario Almonacid en tiempos de Xeerox de la recopilación Darker Scratcher, quizá su disco más difundido. Este interés en ellos y muy especialmente en Tom Recchion he intentado plasmarlo en un programa que contará con una selección que Tesla FM emitirá este próximo sábado día 16 a las 12, 16 y 20.30 horas.







Miembros de Airway, quizá el directo más intenso de LAFMS
















LAFMS en tiempos recientes: Joseph Hammer y Tom Recchion

No hay comentarios:

Publicar un comentario